La 'commedia' y sus bufones visitan Granada

  • El 'show' de 'La vida moderna' y 'El buen dictador' de Manu Sánchez encabezan la programación humorística en la ciudad. Ambos espectáculos se verán en el Palacio de Congresos este mes

"A partir de ahora voy a decir comedia con dos emes. Hay gente que quiere utilizar la commedia como si fuera una herramienta. La commedia no es eso. Es una fuerza muy grande. No la puedas controlar. La commedia es como Shiva, la destructora. El que la intente domar está condenado al fracaso. Hay gente que piensa que la commedia sirve para satirizar a personajes como Donald Trump. La comedia no sirve para evitar que alguien llegue a ser presidente de un país", explica Ignatius Farray en un capítulo de La vida Moderna, programa de radio emitido en Cadena Ser que el 19 y 21 de enero aterrizará en formato live show en el Palacio de Congresos. El proyecto dirigido por David Broncano junto a los humoristas Quequé y Farray no para de sumar adeptos desde 2014 gracias a su humor fresco, espontáneo, negrísimo -y más allá-, ingenioso y grotesco hasta decir basta. El formato se asemeja a cualquier reunión entre compadres, y eso es precisamente una de las cosas que más ha gustado al público. No trata de adoctrinar. No trata de enseñar algo. No trata de nada relacionado con eso. Sólo quiere divertir a los asistentes a la vez que señala cuestiones de plena actualidad, y lo hace desde la honestidad, el buen hacer de tres profesionales y la máxima de que la última frontera de los límites del humor son "los chistes sobre Jordi Hurtado y una chica negra con una esvástica". Aviso para navegantes: las entradas para el viernes 19 ya están agotadas.

Sin embargo, para consuelo de algunos, los que se hayan quedado sin tickets para ese día, podrán ver a Sergio Fernández El Monaguillo, colaborador habitual en El Hormiguero, a través de la pantalla del Kinépolis Pulianas y Kinépolis Nevada. El programa Monólogos en el Cine, que se lleva haciendo desde el año pasado en todos los cines Kinépolis de España, reúne a "los mejores humoristas de gira en tu cine" como Ángel Martín o Miki Dkai.

Un día antes, el jueves 18 de enero, otro bufón de la commedia visitará la ciudad. Manu Sánchez representará en el Palacio de Congresos El Buen Dictador, el cierre a una trilogía de rabiosa actualidad sobre monarquía, estado e iglesia, que empezó con El Rey Solo y El Último Santo. El humorista sevillano presenta en su nueva comedia teatral a un político demagogo con discurso populista y facilón -¿Os suena?- que tratará a sus votantes como auténticos críos para poder conseguir lo más ansiado: el poder.

La programación de corte humorístico arranca este fin de semana con el estreno de Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín de Lorca en el Teatro Alhambra. La obra, en manos del brillante dramaturgo Alberto Conejero, encargado de su adaptación, y del director Darío Facal, se trata de "una aleluya erótica en cuatro cuadros". La compañía Metatarso llevará a escena esta revisión en clave contemporánea de la obra dramática breve escrita por el poeta granadino. En esta nueva versión del libreto se interviene además el texto original incluyendo fragmentos de El Retablillo de don Cristóbal, además de poemas y otros textos del autor de ElPúblico, que son introducidos por un personaje especial, el Poeta, interpretado por el poeta Peru Saizprez, que generan paralelismos y resonancias sorprendentes que enriquecen el texto dramático y lo convierten en una pieza llena de contrastes, humor y violencia. A Saizprez le acompañará también Emilio Gavira, que da vida a Don Perlimplín; Olivia Delcán en el papel de Belisa; Berta Ojea, que encarna el rol de Marcolfa; y Cristina Otero como la madre.

Por primera vez en más de 30 años de carrera, Eusebio Calonge (dramaturgo) y Francisco Sánchez (director) deciden trabajar con otra compañía que no es La Zaranda -conocida entre sus parroquianos como Teatro Inestable de Andalucía la Baja-. El resultado es La extinta poética, un esperpéntico viaje al corazón de las familias que tienen medicalizada la tragedia de la vida. La formación teatral Nueve de Nueve se encargará de interpretar esta obra el tres y cuatro de febrero en el Teatro Alhambra. Las señas de identidad de La Zaranda se avistan claramente en un espectáculo que ahonda sus raíces en el esperpento más típicamente español y lo amasa con una intensa y dolorosa poesía y unos arrebatos cómicos que, como en otros de sus espectáculos, provienen de un absurdo claramente reconocible, repetitivo y directamente destilado de la sociedad circundante.

En ese mismo espacio -en el Teatro Alhambra-, la Compañía de Teatro Clásico de Sevilla dirigida por Alfonso Zurro llevará a escena Luces de Bohemia, de Ramón del Valle Inclán, el 9 y 10 de febrero. El esperpento trágico ofrece la público un fresco de la España burguesa y bohemia de principios de siglo XX, que es, en el fondo, una caricatura de la civilización europea, y que puede trasladarse a nuestros días. La realidad maltrecha que refleja, se desarrolla entre amargores, dejando ver los perfiles rotos de los figurones políticos, de la inmoralidad administrativa. De ahí el continuo lamento que se desgrana página a página del libro. De esa crítica no se libra nada. Desde el monarca hasta el último plebeyo o el bohemio que no tiene asidero en la vida. Lo verdaderamente desolador de este esperpento es ese desfile claudicante de gentes sin meta, ni futuro. Todo es una crujiente cáscara. Commedia a tutiplén con una mirada crítica que podrá verse en Granada en el primer trimestre del año. Pasen y vean.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios