Sin complejidades ni coheterías desvirtuantes

  • La exposición en Málaga presenta obra de Juliao Sarmento

Probablemente sería difícil poder encontrar una gran exposición de Juliao Sarmento en otro sitio que no fuera el centro que dirige Fernando Francés. El gestor santanderino nos lleva tiempo situando en lo más selecto de la creación internacional y llevando a Málaga a los artistas más comprometidos con un arte que, ni por asomo, puede ser concebido de la manera que se concibe en este espacio hasta donde llegan, sin solución de continuidad lo más selecto de la verdadera contemporaneidad artística mundial. Por eso, esta exposición, tan necesaria como deseada, no es más que la suprema realidad expositiva que tiene lugar en el antiguo Mercado de Mayoristas malagueño y la respuesta de uno de los mejores programas expositivos que existen en España.

Sarmento es uno de los artistas portugueses más comprometidos de la actualidad -junto a Pedro Cabrita Reis, Joãna Rêgo, Rui Chafes, Pedro Proença, Rui Sanches, Helena Almeida, Vasco Araújo, Pedro Calapez, Pedro Casqueiro, Filipa César, José Pedro Croft, Fernanda Fragateiro, Joãna Pimentel, Ángela Ferreira, João Pedro Vale, Pedro Gomes, Ana Cristina Leite, Rita Magalhaes, Adriana Molder, Rodrigo Oliveira, João Onofre, João Penalva, Graça Pereira Coutinho, Ana Luisa Ribeiro, Jorge Queiroz, o Julia Ventura, entre otros-, formando parte de uno de los episodios artísticos que actualmente se pueden encontrar y que, quizás, no se tengan las noticias que se debieran por la calidad que atesoran y por la trascendencia de uno de los momentos más dulces que el arte inmediato patrocina.

La exposición nos presenta obras de los últimos diez años de este artista lisboeta, nacido en 1948 y que plantea una obra de muy amplio espectro, donde la pintura pintura, se da la mano con una serie de instalaciones donde se interconexan varias referencias que dejan en suspenso un único hilo argumental para buscar nuevas posiciones significativas que plantean aspectos de una sociedad comprometida pero, muchas veces, en procesos de decadencia. El artista portugués promueve situaciones que pueden ser habituales en cualquier persona, también en el artista, y que tienen que ver con muchas de las obsesiones que posibilita la vida moderna. La identidad, la soledad, el paso del tiempo, la referencias cercanas… componentes de una obra que, como ocurre, en algunos de sus ilustres compatriotas, no presenta excesivos complejos crípticos que hacen imposible la normal asunción por parte de una mayoría.

La pintura de Juliao Sarmento, aparte de que sintoniza con posturas más o menos clásicas en cuanto a estructuras formales y disposiciones compositivas, nos oferta planteamientos que se nos abren sin demasiadas crispaciones semánticas, yuxtaponiéndose elementos narrativos que ilustran evocaciones y desentrañan un universo de presunciones donde la palabra, la metáfora e, incluso, la no presencia de elementos conforman una escenografía de complicidades. Al mismo tiempo, el artista portugués nos ofrece unas instalaciones, de marcado interés conceptual donde las mismas obsesiones que encontramos en la pintura se hacen presentes, esta vez, con un rigor mucho más acentuado, dejando constancia de un silente ejercicio visual donde se manifiestan las relaciones de una humanidad con su alienante entorno.

Afortunada exposición la que Fernando Francés lleva hasta Málaga para enfrentarnos con uno de los más justos, sobrios y excelsos artistas portugueses del momento. Una exposición que plantea en toda su máxima extensión, los desenlaces de una modernidad artística que no son, como algunos piensan, extremos imposibles donde el acceso está muy restringido, incluso para los que quieren justificar lo injustificable. Juliao Sarmento, dentro de sus complejos desarrollos, mantiene vivos los expectantes registros de un arte motivador que llega sin desvirtuaciones ni coheterías.

De nuevo, Málaga nos convoca con su espectacular programación del mejor arte internacional. Aprovechemos la ocasión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios