'La ecuación completa': el arte y el dineroSakamoto: entre Oriente y OccidenteAcademicismo y corrección

Buena parte de las obras maestras de Hollywood son fruto de una azarosa conjunción de oficio, talento, cálculo y decisiones arbitrarias. Consciente del morbo que suscita siempre el conocimiento de los detalles más escabrosos, la arquitectura mitológica y las anécdotas más suculentas del negocio, el crítico David Thompson se remanga para escudriñar en las alcantarillas de una industria basada en la "ecuación completa", fórmula integrada por dos factores que no pueden existir el uno sin el otro: el arte y el dinero.

Thompson realiza su particular y nostálgico recorrido por la historia de Hollywood desde los días de esplendor clásico a la nueva mercadotecnia y sus productos-estrella, aportando nuevos datos y revelando misterios sobre algunos de sus hitos. Descubrimos así, con algo de suspense, el porqué de la sumisión de los guionistas a los estudios, el origen de grandes fiascos financieros, los excesos de productores irresponsables, los riesgos de algunas estrellas (Nicole Kidman) frente al conservadurismo de otras (Humphrey Bogart) o cómo alcanzaron tanto poder los Coppola, Polanski, Spielberg o Soderbergh.

Era obvia la elección de Sakamoto (El último Emperador) para componer la banda sonora de Silk, habida cuenta de su condición de músico-visagra entre la estética europea (el tardorromanticismo, los impresionistas, la vanguardia) y ciertas tradiciones de la música japonesa. Su score, lírico y contemplativo, anuda Oriente y Occidente en hirientes melodías para cuerda y delicados haikus para piano.

De Paul Cantelon apenas conocíamos su vibrante y colorida música hebrea para Todo está iluminado. Con Las hermanas Bolena se transfigura en aventajado alumno de un cierto academicismo melódico-sinfónico que, sin demasiadas sorpresas, recrea una correcta, elegante e intemporal música de qualité (a lo Gabriel Yared) acorde a las hechuras televisivas del filme histórico al que acompaña.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios