"La convivencia de generaciones es lo más rico que tiene nuestro cine"

  • La actriz Cayetana Guillén Cuervo, una "gran sabida" del cine español, recibe hoy un homenaje en el ecuador del Festival 'Mujeres del cine 2008' con la proyección del último filme que la llevó a la gran pantalla

Cayetana Guillén Cuervo se sube 'al pedestal' en el homenaje que le rinde la octava edición del festival Mujeres del cine de Granada. La actriz, guionista y presentadora, una artista polifacética que desde los 15 años se introdujo en el cine e interpretó papeles en películas como Todo sobre mi madre, de Pedro Almodóvar, El abuelo de José Luis Garci o la más reciente Amor idiota de Ventura Pons, conduce desde hace diez años el programa de cine español Versión Española de TVE galardonado en 2007 con la Medalla de Oro de Bellas Artes. Hoy el Teatro Isabel la Católica acogerá a las 19.00 horas la proyección de su último largometraje en reconocimiento a su contribución al séptimo arte.

-¿Conocía Mujeres del cine?

-Había oído hablar sobre él en años anteriores cuando se le rindió homenaje a un amigo, por eso me fijé. Haber sido yo una de las homenajeadas este año me ha hecho mucha ilusión.

-'Amor idiota' de Ventura Pons es la película que proyecta hoy el ciclo como homenaje. ¿Qué ha significado este film en su trayectoria?

-Me interesó mucho Ventura Pons como director, me parece que tiene un universo cinematográfico particular que trasmite una realidad muy suya. Tiene un talento especial para hablar de personajes con relaciones sentimentales con la que nos podemos identificar. Me interesaba la historia de amor pasional. Como esos dos personajes que se cruzan se entregan a una relación que les va a descolocar para siempre. Me gustó la soledad de los personajes y ver como en el momento menos pensado se puede venir abajo tu vida que crees resuelta porque se te cruce alguien inoportuno.

-¿Qué le llamó la atención del guión a diferencia de otras películas?

-Conllevaba cierto riesgo porque contiene secuencias de sexo, que no son concretamente de sexo porque realmente lo que quería Ventura era mostrar una relación pasional. Lo que quiere contar la película es otra cosa. Tenía esa dificultad, para un actor siempre es difícil, luego se hizo fácil dentro de lo que cabe.

-¿Cómo se enfrenta un actor a las escenas de sexo?

-Lo primero y más importante es saber en manos de quien estás, el director. Y luego tener un entendimiento con tu pareja de reparto y sentirte tranquila, y él también claro, porque es un cortazo. No lo conoces de nada y de repente hay una intimidad tremenda.

-Hablando del sexo y de la igualdad de género. En la gran pantalla se acostumbra a mostrar mucho más a la mujer que al hombre. ¿Cree que esto irá cambiando?

-Si, es cierto. Creo que al cine le costará romper ese hábito porque es una cuestión de cómo está construida la sociedad. Las armas de mujer respecto al hombre siguen siendo las mismas pero se utilizan de otra manera debido a nuestra incorporación en la vida profesional, intelectual y al proceso de conquista de igualdad. Poco a poco en ciertos sectores irá cambiando. Es responsabilidad de la mujer no abusar de esas armas, si no las cosas van a cambiar poco.

-¿Qué diferencias puede notar en películas dirigidas por una mujer o un hombre?

-Lógicamente tiene que haberlas porque hay diferencias entre nosotros. No porque la mujer se proponga contar la vida de una forma distinta sino porque es irremediable que en el cine hecho por mujeres el punto de vista tendrá un filtro femenino. Si es cierto que además pueden ser más sensibles a temas que le conciernen, como experiencias vitales, que trasladan como todo autor.

-Marcar continuamente diferencias entre géneros es un poco aburrido...

-Me parece un coñazo, hay que fluir con naturalidad y sobre todo porque en nuestras generaciones hemos heredado ya unas libertades y derechos que han luchado otras más mayores, y ahora nuestra conquista es mantener el equilibrio, para no volvernos locas intentando hacerlo todo.

-¿Cómo cree que refleja la figura de la mujer el cine español? ¿Considera que ha cambiado en las últimas décadas?

-Creo que sí. Está más presente en las historias, detrás de la cámara, ejerciendo como guionistas. Y esto se debe a que la mujer está mucho más presente en la sociedad. El arte es un reflejo de lo que ocurre en la sociedad siempre. Es una forma de interpretar esa realidad. La mujer se ha incorporado al cine en la misma medida que lo ha hecho a otros campos.

-Presentadora, actriz y cineasta, ¿Qué es lo que más le gusta del cine español y lo que menos?

-En el cine cada autor es un mundo, decir cine español es más una circunstancia que un concepto. Me quedo con el talento, las nuevas generaciones conviven con las más veteranas, es lo más rico que tiene nuestro cine. Los nuevos lenguajes de directores noveles como Javier Rebollo, Daniel Sánchez Arévalo, con otros ya reconocidos como Bigas Luna o Moncho Armendáriz. Lo que añadiría serían medios para poder publicitar las películas. Hay una falta de medios, se consigue cierto dinero para hacer la película y cuando se termina el rodaje ya no hay un duro para darla a conocer al público. Es una rueda, como no se tiene pues no se hace, creo que es absolutamente necesario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios