Un cráneo de época romana avala que el Hombre de Orce era humano

  • Emiliano Aguirre sostiene que el fósil hallado por José Gibert era de un homínido

El ex responsable del yacimiento de Atapuerca y Premio Príncipe de Asturias, Emiliano Aguirre, no tiene dudas respecto al discutido Hombre de Orce encontrado por el paleontólogo catalán José Gibert en 1982. "Llegó hace muy poco la más sólida confirmación: al estudiar el cráneo fragmentado de un niño, extraído de una necrópolis de época romana en Tarragona, se vio una cresta como la de VM-0 -que es como se llama la pieza del Hombre de Orce- y en la misma situación", explicó el investigador en una carta difundida durante los actos de homenaje al paleontólogo el pasado jueves.

"El hallazgo de un fragmento craneal infantil en Venta Micena que Gibert identificó desde el principio como humano, el llamado Hombre de Orce, le ha merecido una celebridad mundial, aunque a costa, eso sí, de muy malos ratos y críticas que se prolongaron un cuarto de siglo. Era un trozo pequeño de individuo inmaduro, con algunas alteraciones sedimentarias y un rasgo insólito y llamativo en su cara interna. Durante un tiempo pensé que daría más seguridad encontrar algún otro fósil indudablemente humano. Otros hicieron críticas duras, pretendiendo que el fragmento craneano era de un équido. Esto sí carecía de todo fundamento", continuó en su misiva el investigador.

En la misma línea, el doctor Domingo Campillo, investigador del Museo Nacional de Arqueología de Cataluña y la doctora Milagros Cuesta, expusieron las similitudes y comparativas del fósil del Hombre de Orce con el descubierto en Tarragona, lo que refuerza de una manera "definitiva" que el descubrimiento de Gibert es un fósil humano, con lo que "debe de quedar totalmente apartada la polémica sobre su origen".

Por su parte, el hijo del fallecido investigador, Luis Gibert, espera un permiso en octubre que permita planificar una campaña de excavaciones "para lo antes posible". "Entonces espero que la administración cambie de actitud y nos permita continuar los proyectos que mi padre deja inacabados".

También resaltó que el problema no es económico. "En principio se lo he dicho tanto al delegado provincial como al jefe de servicios, el señor Joaquín Camacho, que el problema no es el dinero, nosotros asumimos el compromiso de encontrar los recursos necesarios para desarrollar investigaciones en Orce, por medio de fundaciones privadas y pública, como otros fondos que puedan llegar del Ministerio y otras fundaciones e instituciones. Se trata solo de tener un buen proyecto y si lo tienes, el dinero te va a llegar", concluyó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios