"Cuando descubrí el teatro a los 15 años se me abrió el mundo"

  • Actriz, dramaturga, cuentacuentos, profesora de teatro y ganadora del premio Martín Recuerda 'Princesas de hueso' es su obra galardonada

La madrileña Diana Cristóbal Herrero (1981) es dramaturga, actriz, directora, profesora de teatro y, desde ayer tiene en su poder el premio que le entregó la Fundación Martín Recuerda a la mejor obra por Princesas de hueso, que habla de los trastornos alimenticios. Preocupada por los problemas de su tiempo y, pese a su juventud, ha iniciado una fulgurante carrera, ha escrito ocho libros y ha recibido reconocimientos como actriz, por lo que los entendidos le auguran un futuro prometedor dentro del panorama teatral español.

-¿Qué quiso contar cuando se puso a escribir 'Princesas de hueso'?

-En un principio, me preguntaba cómo sería posible vivir una falsa perfección a través de las tecnologías. En el aislamiento de una página virtual y a través del autoengaño que provocan los trastornos alimenticios. Pero creo que he terminado hablando de soledad. De una soledad controlada y aparentemente perfecta en la que mucha gente reside y calla. Tan simple y delicado como suena. Hace muchos años asistí a una charla en prevención de los trastornos alimenticios, y me di cuenta de que a esas niñas no les pesaban los kilos, les pesaba la vida. Por eso quería contar esta historia: para concienciar a jóvenes y no tan jóvenes que residen en esta soledad y todavía siguen callados frente a su ordenador.

-¿Qué supone para usted haber ganado el XI Premio Martín Recuerda?

-Fue una alegría inmensa. Este reconocimiento significa que han valorado mi trabajo y me han motivado muchísimo para seguir escribiendo y no dejar de hacer teatro.

-Una de las partes del galardón es la dramatización que conlleva el premio…

-Me hace ilusión que pueda llegar al público. Por desgracia, cada vez existen menos lectores de literatura dramática y la única manera de que conozcan tu trabajo es llevándolo a escena. Bastante arriesgado en estos momentos…

-¿Con qué otros premios cuenta?

-Ocurrió hace mucho tiempo, en el festival de teatro de las Águilas 'Paco Rabal'. Fue un premio a la mejor actriz, por la obra El avaro de Moliere, dirigida por Carlos Alcalde. Ese premio no era mío, fue de todos. El teatro se hace en equipo, con el director, los actores, técnicos, escenógrafos. Es igual que este premio, también es de otras personas que me han aconsejado, animado y han estado ahí: profesores, amigos que me han dado su opinión, (a veces bastante dura) y mi pareja, que me ha aguantado lo inimaginable.

-El teatro ha centrado su vida, ¿no es cierto?

-El teatro me ha enseñado a vivir. Lo descubrí cuando tenía 15 años y se me abrió el mundo.

-¿Cuáles son sus referentes en el teatro?

-Hay tantos... No le podría decir… Me gustan las tragedias griegas, el existencialismo, el barroco, el simbolismo … Cada vez que leo a un autor le tengo muy presente … Recuerdo que cuando empecé a hacer teatro, estaba enamorada de Anton Chejóv. He leído todo de él, me apasiona… Hace poco tuve como referente a Artaud… Hoy en día, hay autores contemporáneos que conozco que serían un buen ejemplo para tomarlos como referentes.

-Actriz, dramaturga, cuentacuentos en bibliotecas, profesora de teatro, ¿con qué se queda?

-Yo siempre me he considerado actriz, porque ha sido de lo que más he trabajado. Me encanta trabajar en equipo, estar con gente, hacer una creación colectiva. Por la docencia siento pasión, ya que siempre me ha gustado transmitir lo que me enseñaron a mí: Mi amor por esta profesión. Y los cuentacuentos, para mí es una mezcla entre la docencia y actuar… ¿Que con cuál me quedo? Pues con todas, supongo. Yo lo único que quiero ser es una persona de teatro.

-¿Cuál es la faceta más difícil?

-La dramaturgia, para mí, es el campo más difícil de las artes escénicas, incluso más que la dirección, que ya es decir. Escribir requiere de mucha concentración y momentos de soledad. Eres tú y nada más. Muchas veces es difícil llevar una disciplina, si no eres una persona demasiado ordenada.

-Es una mujer preocupada por los problemas de hoy…

-Soy muy inquieta y siempre estoy dándole vueltas a las cosas … Los problemas que hay ahora son los errores que no hemos sabido resolver, es una rueda que se repite y se repite. Ya no me preocupa, directamente, ahora me asusta. Creo la gente de mi generación es una generación perdida y es lamentable que no sepamos qué clase de vida nos espera.

-¿Sus obras tienen algún denominación común?

-He escrito hasta ahora ocho obras y se va a editar una de teatro infantil que co-escribí con una compañera y la estrenamos como proyecto de fin de carrera. Se llama En el mundo de revés. Muchas personas que me han leído dicen que en casi todas mis obras siempre está presente el tema de la muerte. De una forma u otra, existe algo relacionado con esa temática, ya sea comedia, drama, farsa… Por otro lado, aunque parezca incoherente, me dicen que tengo muy buen sentido del humor, y que siempre les hago reír en algún punto del texto …

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios