"Me desnudo en mis poemas hasta límites que no convienen"

  • La poeta granadina, galardonada con el Premio Ciudad de Cáceres, publicará en Visor 'Fin de fuga', un poemario que nace de la "extrañeza" ante la vida

Comentarios 1

Trinidad Gan ha conseguido 'meter el pie' en el intrincado mundo de los premios literarios. El próximo mes de marzo recibe el premio de poesía Cáceres Patrimonio de la Humanidad por su libro Fin de fuga, un streaptease sentimental en el que la poeta granadina recoge tres años de su vida.

-Va a publicar en Visor, el sueño de cualquier poeta. Muchos 'matarían' por publicar ahí...

-Estoy que no me hallo. Es una editorial importante a nivel nacional y la distribución es importantísima. Pero tampoco me interesa el prestigio por el prestigio.

-¿Cuándo decidió que presentarse a los premios era el mejor camino para publicar?

-Es un libro que llevo preparando desde 2003 y que terminé en 2006. Llegó un momento en el que me encontré con una gran selección de bocetos de cosas que iba viviendo y que plasmaban en versos, estrofas... En 2006, Letra Clara me invitó a un recital en los Rodríguez Acosta y me sorprendió la gran aceptación que tuvieron los versos. El contacto con el público y los recitales es lo que más gusta, el fin último de la poesía, compartir tus versos. Pessoa decía que los poetas surgen como hijos del diablo en el sentido de que corrompen al ser humano al hacerle imaginar cosas. Me gustaría que mi poesía corrompiera en ese sentido. Tras ese recital me puse a trabajarlo y la forma de sacarlo adelante es la autoedición, internet o los premios. Me he presentado a cuatro premios pero es difícil cuando se presentan también autores como Luis Antonio de Villena. Al final pensaba que tenía que tirar hacia otro lado cuando me dieron el premio.

-'Fin de fuga' parece el final de un ciclo, llegar a una estación...

-Están recogidos tres años de mi vida. Este libro es el fin de una actitud de evasión continua de la realidad que yo tenía por entonces. Tiene un doble sentido porque también me gusta el sentido musical de fuga, una composición musical en la que distintas voces, sucesivamente, van interpretando el mismo tema. El libro es eso, una serie de temas como la soledad, la memoria, la dificultad de convivir, el otro, las personas que se van introduciendo en nuestras vidas... De esta extrañeza nacen mis poemas.

-¿Con cuántos poemas se encontró tras esos tres años de introspección?

-Algo más de cien poemas, pero en el libro son unos treinta. Decía Proust que escribir poesía era una manera de mirar el mundo para apropiarse y nombrarlo. Eso es para mí. Intento escribir de la manera más desnuda posible, aprendiendo de los poetas. Yo, como muchos, me nutro de mis lecturas, de Garcilaso, de Góngora, de San Juan de la Cruz, sonetos de Shakespeare, Gil de Biedma... También he descubierto, además de autores extranjeros, la desnudez con la que escribe Elena Martín Vivaldi o Blanca Varela. Me encanta que una mujer pueda ser así de descarnada, pulir el poema y dejarlo en lo más escueto. También destaco a Ángeles Mora.

-Su caso parece que da la razón a los recitales de poesía que, a veces, resultan casi desangelados por la escasa afluencia...

-Hay muchos poetas jóvenes en la ciudad y, sobre todo, muchos rincones, muchos altavoces. La Asociación Diente de Oro me permitió publicar una vitola y en sus actos conoces a otros poetas, hay un gran conocimiento de la métrica, muchos de ellos bajo el ala maestra de Carvajal... Hay también iniciativas como el Café Anaïs o El Entresuelo, poesía desde un punto de vista novedoso, con música, poesía improvisada casi como los raperos, jam sessions poéticas. De hecho, en una web como www.ciudadpoetica.com se puede ver la gran cantidad de poetas que hay en esta ciudad.

-Actriz y poeta, ¿'voyeur' y exhibicionista?

-Sí, puede ser, pero de manera literaria. Me desnudo cuando escribo, hasta límites que no convienen, sobre todo en este libro, donde he hecho repaso de mí misma. Mi primer libro era más del aire de la 'poesía de la experiencia'. Aquí me desnudo de forma más pura, abstracta. Ahora estoy escribiendo de otra manera, estoy muy interesada en la interculturalidad, en la imagen de lo que este mundo tiene de Babel.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios