La dirección de cortos: una tarea monopolizada por el hombre

  • El número de trabajos dirigidos por mujeres cae un 2,7% en ocho años

¿Joven, mujer y realizadora? Hasta hace unos años parecía que la dirección de cine era un ámbito exclusivo de los hombres, mientras que las mujeres se especializaban en maquillaje, peluquería, vestuario, dirección de arte o casting. A pesar de los avances de los últimos años, la realidad es que aún queda mucho por hacer porque, lejos de que la situación mejore, las estadísticas reflejan un paso atrás.

La concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento, Ana López Andújar, lamentó ayer en la presentación del ciclo Una mirada al imaginario femenino que "el número de cortometrajes españoles dirigidos por mujeres haya disminuido un 2,7 por ciento en ocho años", pasando del 10 por ciento de 2000 al 7,3. Unas cifras nada halagüeñas que han llevado al Festival Internacional de Jóvenes Realizadores a dedicar un espacio exclusivo a las directoras.

Natalia Mateo y Marta Aledo son dos de las autoras que participan en el certamen, que se celebra a las 18.00 horas en el Isabel la Católica. En opinión de Mateo, las directoras de cine "tienen grandes historias que contar", por lo que "aún queda mucho para que dirijan películas de acción y con coches volando". Las realizadoras compiten con el cortometraje Test, en el que abordan la diversidad de percepciones y reacciones ante la experiencia de la maternidad. En Una mirada al imaginario femenino se visualizarán también otros cinco cortos más, procedentes de varios países. En ellos se tratan aspectos muy diversos como la identidad de género (1977) o el reencuentro de una mujer con su cultura de origen (Sarah). El resto de trabajos abordan la convivencia entre mujeres (Veïnes) y los problemas de una adolescente aficionada al deporte al relacionarse con el mundo masculino (Zohar). El público votará a la mejor realizadora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios