Dos divas generacionales para 'Burlesque'

  • Cher y Christina Aguilera se unen en la pantalla para reivindicar su feminidad

Cher ejerce de maestra de Christina Aguilera en el debut cinematográfico de la joven estrella, Burlesque, un musical a la vieja usanza en el que han evitado el presumible enfrentamiento de divas porque, según la veterana actriz y cantante, "quien se autodenomine diva, que se vaya a su casa".

"La palabra 'diva' me parece una estupidez", sentenció Cher en la presentación en Madrid de la película, con la que vuelve al cine después de once años de ausencia y en la que no tiene inconveniente en plegarse al talento de la juventud.

"Yo hice lo que Meryl Streep hizo conmigo en mi primera película (Silkwood)", aseguró la cantante de Believe. "Y me he sentido muy bien conmigo misma al poder apoyar a Christina", añadió. De eso, en el fondo, va Burlesque, el local al que llega Aguilera en busca del triunfo, y en el que se reivindica a la mujer, a su sexualidad, y se derriba el tópico de la rivalidad depredadora entre féminas.

"Tenía mucha presión, pero todos me han recibido con los brazos abiertos. Cuando vi a Cher es como si la conociera de toda la vida", reconoció Aguilera. "Las mujeres tenemos algo bueno: siempre tenemos algo que contarnos", subrayó Cher, aunque tenía "miedo de estar rodeada por tantas chicas de 20 años".

"A la sociedad le gusta avergonzar a las mujeres, especialmente en lo respectivo a su sexualidad", explicó Aguilera. Y en los shows del género burlesque -"que no es lo mismo que striptease", aclaró Cher- se defiende el derecho femenino a exhibir con orgullo y sofisticación sus atributos físicos.

Por eso, la cantante confió en Steven Antin, un director "con una sensibilidad especial para la belleza femenina" y que, inspirado en los musicales clásicos, recogiendo influencias de Cabaret o Moulin Rouge, compuso coreografías para el lucimiento de Aguilera y de homenaje a Cher.

El relevo generacional y el tránsito de la artesanía al producto prefabricado también forman el discurso de la película. Cher, que lleva "billones de años en la industria", dijo exhibiendo una sana autoparodia, no ha disimulado que añora los viejos tiempos. "Antes la música era conciertos, radio y tiendas de disco, nada de internet. Era algo fresco, joven y divertido. Y había más dinero que ahora, lo cual es bueno", resumió.

Aguilera, por su parte, se mostró algo hastiada de la "exhibición permanente" a la que están sometidas las estrellas de nuevo cuño, y de que "la gente sólo se quede con el brillo y el glamour de una profesión en la que hay mucho trabajo duro".

En Burlesque, desde luego, se deja la piel como cantante y bailarina, y se esfuerza por buscar el nicho entre el público adulto también como actriz. "Walt Disney habría entrado en su tiempo en un burlesque", aseguró en referencia al público adolescente que le aupó a la fama con el Club Disney.

Y aunque en Burlesque se echa de menos su excéntrico vestuario, porque "en esta película la glamourosa era Christina", Cher sigue apreciando el exceso, como el del vestido con el que recogió el Oscar en 1988.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios