Un duro retrato de la vida en el desierto

Un viaje a los campamentos de Tinduf en Argelia fue el punto de partida de la exposición Refugiados en el desierto. Esta experiencia tan personal de acercamiento a la vida cotidiana de los refugiaos saharauis sensibilizó al grupo de participantes del Festival Internacional de Cine de Sahara (FISAHARA), que ahora da a "conocer lo que está sucediendo con este pueblo" explica Ángel Ruiz, comisario de la muestra.

Refugiados en el desierto se celebra de forma simultánea a nivel nacional en más de una veintena de bares y locales. En Granada, las 15 fotografías de Juan Carlos Rincón, Íker Amas y José Antonia Bautista se podrán ver hasta el próximo 30 de junio en el bar Entresuelo.

Las fotografías retratan "situaciones de lo cotidiano" de un grupo de familias que llevan viviendo más de 30 años en campamentos de refugiados en el desierto. "Las instantáneas hablan de la vida de este pueblo en el desierto, de cómo viven, cómo trabajan, cómo son sus casas, cómo se divierten, qué juegos tienen... Es un retrato duro de la vida en el desierto", añade Ruiz.

El público podrá adquirir cualquiera de las fotografías por 45 euros, ya que el objetivo de la exposiciones es recaudar fundos para un Caravana Humanitaria y "dar a conocer a todo lo mundo la situación de los refugiados saharauis", apunta Ángel Ruiz. Los fondos serán invertidos en el desarrollo de los proyectos de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara (CEAS) que también colabora en esta muestra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios