Cultura

"Más que enfado, siento tristeza"

  • El poeta granadino Luis García Montero, cuyo nombre fue eliminado de un libro editado por la Fundación, cuenta que no es la primera vez

Comentarios 1

Tristeza. La que destilan las palabras de Luis García Montero al otro lado del teléfono. La de una situación que no es nueva. Que viene de lejos. La tristeza, de brazos caídos, que vuelve a darle el encuentro tras el salto a la prensa de las declaraciones del arquitecto Joan Carles Fogo Vila que verificó la manipulación por parte de la Fundación Alberti de su libro Los espacios habitados donde se ha eliminado, entre otros, el nombre del escritor granadino. "Más que enfado, siento tristeza", dice vencido.

La denuncia pública de Fogo no coge desprevenido al literato de nombre silenciado que cuenta: "Joan Carles me llamó poco después de salir el libro a la calle para disculparse, aclararme que no me había plagiado y asegurarme que en el manuscrito que él entregó a la Fundación estaban incluidos tanto mi nombre, como el de Benjamín Prado, Aitana Alberti y Teresa Sánchez Alberti, entre otros amigos y familiares del poeta portuense".

"Efectivamente, Joan Carles me comentó que vio que en el suplemento del centenario de Alberti que hizo Diario de Cádiz aparecía un extracto de la obra que comenzaba con unas palabras mías. Éstas no estaban ni entrecomilladas ni se citaba mi nombre pero él lo tomó como un error del periódico. Pero cuando tuvo la obra editada se quedó sorprendido", relata.

Una alteración que sorprende a medias a García Montero que recuerda cómo "en las últimas revisiones de La arboleda perdida", con "Alberti en vida", también desaparecieron "casualmente", ironiza, "los mismos nombres que en Los espacios habitados de Rafael Alberti", un obra que García Montero insiste en alabar "ya que es un gran estudio de la relación entre poesía y arquitectura en la producción del poeta del Puerto de Santa María".

Precisamente, de esas modificaciones en el ensayo autobiográfico del portuense también dio cuenta el que fue editor, Mario Muchnik. "Fue él quien me avisó de que en las últimas pruebas de una de las revisiones aparecían manuscritas recomendaciones, tachones y otras correcciones con una letra que no era la de Rafael. Tú me dirás", dice.

Pero, sobre todo, lo que lamenta Luis García Montero "de toda esta manipulación tristísima por parte de la Fundación" es el lugar donde queda "la memoria de Alberti" y, aún más, en un momento "tan complicado" como éste. "Y es que últimamente estoy leyendo textos donde se ridiculiza a Alberti o se trata su figura con dureza como en el último libro de Antonio Muñoz Molina o de Andrés Trapiello", se afecta el granadino que reivindica "la defensa de la memoria de Alberti, la que debería de defender la Fundación, como poeta y como persona, porque era buena persona".

"A la gente todo esto le tiene que parecer un carnaval, de risa, pero, de puertas para dentro, te insisto, en que esto es muy triste", culmina el poeta granadino.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios