Más de 11.000 escolares escuchan la música de un bosque mágico

La laca, las canas o las calvicies cedieron terreno ayer ante las coletas, los pasadores de colores y los pelos de punta en el patio de butacas del Auditorio Manuel de Falla. Los dos conciertos didácticos de la Orquesta Ciudad de Granada (OCG) congregaron a 1.600 alumnos de primero y segundo curso de Primaria y de Educación Especial en las dos matinales que ofreció la formación musical, los últimos de los 11.200 escolares que han disfrutado de esta actividad en el mes de noviembre.

Desde distintos puntos de la provincia de Granada, y también de la capital, llegaron los niños que disfrutaron de Pequeños sueños de verano, título del último concierto didáctico que ha organizado el Departamento Educativo de la OCG.

La obertura, scherzo y Marcha de las hadas de El sueño de una noche de verano de Felix Mendelssohn fueron las obras escogidas para enseñar a los niños a jugar con la música clásica. El programa se completó con los Movimientos I, II, IV de la Sinfonía número 4 en La mayor, op.90 Italiana.

Un duende (Noelia Rosa), guió a los pequeños por el bosque de notas creado por el compositor alemán con el texto de William Shakespeare como fuente de inspiración. Los niños escucharon atentamente durante la hora que dura el concierto y cantaron las melodías que les habían enseñado sus profesores en el colegio para tal ocasión.

No sólo los niños. También los profesores reciben una formación previa antes de acompañar a sus alumnos al Auditorio ideado por García Paredes. El departamento educativo de la OCG ofrece a los docentes un curso previo para que sepan introducir a los más pequeños por los vericuetos de la música académica.

El guión de Víctor Neuman, los dibujos de Rubén García, Victoria García, Cecilia Bonald y Marta Pérez, alumnos del Instituto de Enseñanza Secundaria Fernando de los Ríos de Fuente Vaqueros, que dibujan en directo durante el concierto los diseños creados por Cristina Roca, ayudan también a la OCG a mantener la atención del joven auditorio.

El director de orquesta Xavier Puig tomó la batuta para dirigir a la formación musical granadina en un ciclo de conciertos en el que los intérpretes participan como músicos y también con alguna pincelada de humor.

Según pudo verse ayer en la última cita con la versión adaptada de El sueño de una noche de verano, el resultado es un concierto en el que los escolares pueden escuchar la música que suena en un bosque mágico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios