José Manuel Caballero Bonald. Escritor

"El escritor debe ser desobediente"

  • El galardonado, agotado por las numerosas entrevistas concedidas a lo largo del día, confiesa que toda su vida ha estado "persiguiendo un mundo propio"

El escritor José Manuel Caballero Bonald se muestra "especialmente orgulloso y complacido" de recibir el VI Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca,  el premio de mayor cuantía económica de su género, con una dotación de 50.000 euros.  "Lorca fue uno de mis maestros y su escritura poética me sirvió de mucho en mis años de aprendizaje", asegura el galardonado, que se ha declarado "un lector permanente" del poeta granadino.

Caballero Bonald considera elogio "inmerecido" las palabras del jurado, que ha destacado su capacidad para buscar "un camino rigurosamente personal". "Yo he trabajado toda mi vida buscando un camino que no estuviera trillado, indagando en la lengua y persiguiendo un mundo propio, y si he conseguido eso, he logrado todo lo que me proponía en literatura", afirma.

El galardonado dice estar "en contra de los sumisos" y defiende  que "el escritor debe ser un desobediente respecto a lo establecido y a los cánones", para buscar "ese camino distinto, ese borde de la infracción".

"Si a mi edad -82 años- sigo pensando eso, creo que es una señal de que aún sigo siendo joven por dentro", manifiesta el poeta, que ha dicho que se encuentra "en el arrabal de la senectud", parafraseando a Jorge Manrique.  Respecto a su último libro, La noche no tiene paredes, Caballero Bonald valora el reconocimiento de que supone "un rejuvenecimiento del instinto verbal".  "Si es así, está justificada toda mi obra", afirma , quien ha sido el sexto en recibir el premio García Lorca. Caballero Bonald coincide con la valoración del jurado del premio en que siempre ha tratado de "buscar su camino" en la literatura, "ese mundo propio y personal que te hace diferente". "He cuidado mucho de alejarme de ciertas conexiones de la generación a la que pertenezco con la que no he mantenido demasiadas coincidencias", continúa.

A Bonald le "agobia" hablar o "discutir" de literatura. " Y cada vez más". Prefiere enfrentarse con el papel y decirle cara a cara lo que piensa, cuando llega la inspiración. "La poesía necesita un estado de ánimo especial, una mentalidad para escribir poesía".

También hace referencia también a la nueva poesía. "Procuro leer a los nuevos poetas, pero no logro alcanzar a tener una visión completa de lo que se está haciendo. No tengo tiempo ni me llegan las nuevas tendencias". "Pero lo cierto -comenta- es que conozco más a los que no son tan jóvenes". "Hice un prólogo para unos poetas nuevos, que no tan jóvenes, para la revista Letra Internacional, tipo Antonio Lucas, Pérez Azaústre, Javier Vela..., y tuve la oportunidad de comprobar que estos jóvenes poetas están muy cerca de mí. Me siguen, me leen y de alguna forma pues se sienten próximos a la poesía que yo he escrito siempre. Es una recompensa impagable para un escritor", concluye.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios