Premios goya Una gala marcada por la polémica

La extraña pareja

  • El día después de la entrega de los premios Goya, Álex de la Iglesia afirma que su decisión de abandonar la academia "no es tan importante" y la ministra de Cultura señala que se encontró "muy cómoda"

Un día después de la gala de los Premios Goya, marcada por el anuncio de dimisión que hizo en enero por su desacuerdo con la ley contra la piratería en Internet, el presidente de la Academia del Cine español, el director Álex de la Iglesia, aseguró ayer que su renuncia "no es tan importante". "En este país, ¿qué pasa? ¿no dimite nadie? Esto es un cargo voluntario, no remunerado, en el que yo decido hacer algo y en este momento creo que es mejor que no lo haga", manifestó pocas horas después de su último discurso en unos Goya como presidente de la Academia.

De la Iglesia defendió en ese parlamento que "Internet es la salvación" del cine español. "Internet no es el futuro, es el presente, sirve para que millones de personas se comuniquen", señaló. "No tenemos miedo a Internet. Internet es la salvación de nuestro cine", dijo el domingo por la noche, en una gala en la que su Balada triste de trompeta, favorita con 15 nominaciones, acabó desplazada por Pa negre, el film rodado en catalán por Agustí Villaronga que con nueve premios, entre ellos a la mejor película y la mejor dirección, se erigió como vencedora indiscutible.

"Me sentí francamente bien", dijo De la Iglesia sobre su discurso. "Quería decir lo que dije y lo dije. Era un discurso sincero. Quería hablar de cómo veo yo el problema, cómo veo yo la industria". El cineasta seguirá como presidente de la Academia por un máximo de tres meses, el tiempo en el que se convocarán nuevas elecciones a ese cargo. Pero él pide ya que se lo contemple sólo como director de cine, una ocupación desde la que seguirá tratando de acercarse a las plataformas en Internet que ofrecen cultura gratis. "Me gustaría seguir intentándolo, pero desde otro ámbito, como director de cine", aseguró. "Es posible el acuerdo y el diálogo. Lo que se ha hecho es para buscar soluciones y soluciones rápidas. A mi modo de ver se puede hacer mejor o quizá no es la solución que yo creía. Pero tenemos que dialogar y escuchar a la gente", dijo sobre la ley antidescargas que permitirá el cierre de páginas web que ofrecen contenidos sujetos a derechos de autor.

Una de las imágenes más buscadas el domingo durante la gala fue la de De la Iglesia junto a la ministra de Cultura, la también cineasta Ángeles González-Sinde, impulsora de la controvertida normativa. Se sentaron juntos, como establece el protocolo, y antes incluso se dejaron fotografiar tomados del brazo. "Hablé con ella en la gala, después de la gala y antes de la gala. Creo que es posible no estar de acuerdo con alguien y es posible dialogar", dijo hoy De la Iglesia.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, subrayó por su parte que se sintió "muy cómoda" en la gala de los Goya. "Es una gala en la que he estado desde la primera edición, que conozco muy bien y donde estuve encantada", aseguró. "Solo sentí que Álex [de la Iglesia] no tuviera más premios, porque estaba en su doble papel de presidente y candidato y se pasa mal", aseguró en declaraciones a los medios a la salida de un desayuno informativo del Foro Europa, que se celebró ayer en Madrid.

De esta forma, la ministra de Cultura quiso acallar los comentarios sobre su relación con el director vasco Álex de la Iglesia, quien anunció su dimisión al frente de la Academia de Cine por su oposición al último borrador de la llamada 'ley Sinde'.

Poco antes de la gala de los Goya, la ministra y el realizador protagonizaron el encuentro más esperado de la noche. Tras saludarse, posaron juntos ante los reporteros gráficos.

En el lado político, el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, elogió el discurso "valiente y comprometido" pronunciado por Álex de la Iglesia como presidente de la Academia de las artes y las ciencias cinematográficas de España durante la XXV Gala de los Goya, celebrada este domingo. En una rueda de prensa en la sede federal de IU, Lara describió el discurso de Álex de la Iglesia como un discurso "valiente" y "comprometido con los creadores, con los actores, con la gente del cine, pero comprometido también con los usuarios". "No se puede estar legislando de espaldas a la mayoría de la gente que tiene que ser la usuaria de la cultura", declaró el líder de IU. "De lo que se trata es de que conciliemos los distintos criterios para que puedan tener los creadores recursos necesarios para hacer su trabajo y accesibilidad la inmensa mayoría de los ciudadanos", agregó.

A su juicio, la finalidad "última" del cine no es obtener recursos, aunque ha señalado que "cada uno vive de su trabajo", sino "difundir la cultura que se expresa a través del buen cine que tenemos en España".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios