La familia de Jackson cree que murió debido a su adicción a los opiáceos

  • La Policía de Los Ángeles investiga su muerte y busca a su médico para interrogarle

Aunque los análisis toxicológicos que se practicaron ayer al cuerpo de Michael Jackson no arrojarán posiblemente resultados definitivos hasta dentro de seis u ocho semanas, la familia del artista ha apuntado a una gran dosis de morfina como causa de su muerte. La autopsia comenzó a las 8:00 hora local de Los Ángeles (15:00 GMT), en el Departamento del juez de instrucción del condado, próximo al hospital de la Universidad del Sur de California (USC). El forense encargado es el doctor Lakshmanan Sathyavagiwaran, conocido porque fue un testigo clave en el juicio por asesinato contra el jugador O.J. Simpson. El asistente del juez Ed Winter declaró a los medios que el examen del cuerpo "puede llevar entre seis y ocho semanas".

Antes de que se iniciara la autopsia, miembros de la familia de Jackson aseguraron que el cantante recibió "una gran dosis de morfina" justo antes de su muerte, según informó el portal de noticias de celebridades, TMZ. Esta fuente añadió que el padre del artista, Joe Jackson, quiso llevar recientemente a su hijo a un centro de rehabilitación, por lo que él consideraba una "adicción" a la morfina y a fármacos con prescripción médica. Otros miembros de la familia sostuvieron que el cantante no estaba preparado para actuar en los 50 conciertos que tenía previsto dar en Londres, precisamente debido al uso de esas sustancias.

TMZ publicó también que un miembro cercano a la familia de Jackson afirmó que al cantante se le suministraba una inyección diaria de demerol, un narcótico similar a la morfina, y que antes de morir habría recibido una dosis "demasiado grande" que pudo ser la causa de la muerte.

Brian Oxman, abogado de la familia, señaló el jueves: "No conozco la causa pero es algo que temía. Esto es un caso de abuso de medicamentos, salvo que la causa sea otra". "Su familia ha estado intentando durante meses cuidar de Michael, pero la gente que le rodeó permitió que esto ocurriera".

El amigo y ex mánager del cantante, Takek Ben Amar, calificó de "criminales" a los médicos que, según él, aprovecharon que era un "hipocondríaco" que tomaba muchos medicamentos. "Está claro que los criminales en este caso son los médicos que lo atendieron a lo largo de su carrera, que destruyeron su rostro, que le dieron medicamentos para calmar los dolores", dijo a una radio francesa.

Por otra parte, las autoridades están buscando al doctor personal de Jackson, que se encontraba en casa del artista en el momento de la muerte y que ha sido identificado por el canal local de televisión KHOU, de Houston, como el doctor Conrad Robert Murray, quien se encuentra en paradero desconocido. Una portavoz de la Policía de Los Ángeles dijo que ya han retirado de la residencia de Jackson un BMW del doctor "que podría contener medicamentos u otras evidencias que pueden servir de ayuda al juez de instrucción".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios