"Al final lo que importa de la crisis es el dolor humano"

  • Ángeles Caso charló ayer con los lectores en el encuentro provincial con los clubes de lectura sobre su última novela, 'Donde se alzan los tronos'

Ángeles Caso participó ayer en el encuentro de clubes de lectura que se celebró en el Palacio de Bibataubín con motivo de la Feria del Libro. Allí, con la calidez que la caracteriza, charló sobre su última novela, Donde se alzan los tronos, con el público asistente, en el 90% de género femenino.

-Usted es una habitual de los club de lectura. ¿Por qué esa mayor afluencia de mujeres?

-Bueno, yo creo que estamos más interesadas por la actividad cultural. Lo ves en todo, en las exposiciones, en el teatro, en el cine. Y de hecho las estadísticas lo dicen claro, hay más lectoras que lectores. A los hombres supongo que les interesará más el fútbol.

-Como ensayista usted ha abordado más la perspectiva de la mujer en la historia. ¿Crees que en tus novelas tienes una perspectiva más femenina?

-Bueno, no todo lo que escribo ni como novelista ni como historiadora es sobre mujeres pero sí que me interesan especialmente porque tengo la sensación de que se ha cometido una enorme injusticia con las mujeres, que han sido muy borradas de los libros, muy silenciadas. En ese sentido me gusta poner el foco en esas mujeres de este tiempo o de otras que hicieron cosas valiosas y que no se les ha reconocido.

-¿Siempre tienes la perspectiva de género a la hora de abordar las cuestiones historiográficas?

-Yo creo que es inevitable tenerla, porque mi manera de estar en el mundo es la de una mujer. Es inevitable que ese componente aparezca en los temas en los que escribo porque uno escribe desde su propia biografía y su manera de estar en el mundo, y mi manera de estar no puede ser otra, evidentemente. Hay cosas que me hacen igual intelectualmente a un hombre pero he vivido situaciones diferentes y eso queda relefjado. Salvo que juegues al juego de no tener género. Hay quien lo hace pero yo procuro ser muy consciente de que me interesa reivindicar una mirada característica de mujer sobre el mundo y sobre la vida.

-¿Hay cuestiones que se repiten entre sus lectores?

-Aunque es verdad que hay tantas novelas como lectores, hay cosas comunes. En este caso llama mucho la atención las ridiculeces de los poderosos. Yo he querido hacer un paralelismo entre una serie de cosas que ocurrieron a principios del XVIII en el Gobierno de Felipe V y cosas que están sucediendo ahora mismo. Esa sensación patética que pueden transmitir los gobernantes de esa época y que es comparable a cosas que están haciendo los poderosos de este momento es lo que más curioso.

-Felipe Alcaraz, que presenta en esta feria una novela sobre la crisis, comenta que la situación actual sólo se puede explicar bien desde la novela. Como historiadora, periodista y novelista, ¿está de acuerdo?

-Yo creo que efectivamente la literatura de ficción puede permitirse narrar cosas que el género periodístico o el ensayo no alcanza. Hay una verdad poética, un latido profundo de la vida que es mucho más fácil de encontrar y transmitir a través de la literatura que a través de géneros más descriptivos. Y, sobre todo, porque al final lo que importa de una crisis el dolor humano que genera y eso evidentemente el género novelístico -así como el cine- es el más idóneo para transmitirlo.

-Usted que ha tratado todos esos géneros, ¿en cuál se siente más cómodo?

-Yo en el ensayo histórico y biográfico. Creo que ahí doy lo mejor de mi misma. Lo que ocurre es que al final los escritores somos especialmente valorados por las novelas, por lo que hay que también estar en ese terreno. Yo personalmente dónde más disfruto es haciendo ensayo, las novelas sufro mucho escribiéndola porque me siento más insegura.

-En ese sentido, ¿cree que 'El peso de las sombras' cambió la forma en la que la percibía el público, la que la hizo más popular?

-No creo. Ya mi primera novela sobre Sissi tuvo muy buena aceptación. También 'El peso de las sombras', claro. pero tuvieron éxito algunos los ensayos, como Las olvidadas. También la novela del Planeta. Creo que con cada obra vas captando a nuevo público. Yo no sabría valorar pero creo que he ido haciendo el trabajo despacito, lenta, pero que me he ido asentando entre los lectores. He ido poniendo varias piezas y no sé cual será la más valiosa.

-Con 31 años dejó su sólida carrera en periodismo para empezar una nueva en literatura. ¿Fue una decisión difícil?

-Yo no había estudiado Periodismo, yo estudié Historia del Arte y siempre había querido ser escritora. Era lo que deseaba desde pequeña y tuve que decidir porque no me daba tiempo a todo. El periodismo es una carrera maravillosa pero no era mi verdadera vocación, Sólo quise ser fiel a mi misma.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios