El flamenco en las aulas

  • Estrella Morente o Marina Heredia participan en un proyecto escolar en Montejícar para divulgar el cante jondo entre los estudiantes, que aprenden a valorar todos los aspectos de ese género musical y creador

Tener a Estrella Morente, Marina Heredia, Fuensanta La Moneta o Belén Maya como invitadas para ilustrar unas clases de flamenco para sus alumnos es un sueño que Francisco Julio, profesor del Instituto Montejícar, en la localidad de los Montes Orientales, no podía ni concebir. Pero así fue. Entre 2008 y 2011 las cuatros mayores artistas granadina pasaron por el centro educativo para participar en una curiosa iniciativa: que alumnos escolares de 12 a 15 años analicen el mundo del flamenco y se involucren con él. El resultado de ese esfuerzo puede verse ahora en la exposición Flamencas, que puede contemplarse en la Casa de los Tiros hasta el próximo 20 de enero. Es la forma de introducir el flamenco en las aulas.

El proyecto ideado por Francisco Julio es altamente innovador y pionero. Cada año, los alumnos del Instituto Montejícar dedican un mes a participar en talleres y hacer trabajos sobre una mujer flamenca determinada. Tienen que investigar sobre ella en internet, conocer su biografía, analizar los palos flamencos, hacer redacciones o reportajes. Como colofón a esas actividades, es la estrella flamenca en cuestión la que, al final, aparece en la localidad granadina para responder a las preguntas de los estudiantes, explicar cómo desarrollan su trabajo y, muchas veces, arrancar a cantar o bailar de manera espontánea en un aula. Todo muy cercano y muy humano.

"Francisco Julio ha demostrado que el flamenco es un elemento educativo", explicaba ayer el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía, Pedro Benzal. "Hay que dar a conocer el flamenco entre la juventud y esta iniciativa es magnífica. Además, se ha conseguido que un proyecto del centro educativo se haya convertido también en un proyecto del pueblo. El instituto se ha convertido en un foco cultural de Montejícar".

"Nuestra idea era que cada año se eligiera a una figura del flamenco", explica por su parte Francisco Julio. "Y que fuera una mujer. En torno a ella se desarrollan diferentes actividades y talleres, como uno de cerámica, en el que los alumnos hacen trabajos artísticos en torno a esa mujer". Para Marina Heredia, que fue la primera en participar en la iniciativa, los alumnos construyeron unas ventanas de cartón coloreados en las que iban aprendiendo los diferentes palos del flamenco. Para Estrella Morente, hicieron estrellas de diversos tamaño y con diversas puntas que ahora adornan una de las bóvedas del instituto. Luego, cuando se produce el encuentro entre alumnos y artistas "les resulta un día inolvidable, porque pueden hablar con ellas, abrazarlas, preguntarles todo lo que quieran".

En la presentación de la exposición de ayer, que recoge todos los trabajos escolares hechos por los estudiantes en torno a las cuatro mujeres flamencas, estuvo presente Fuensanta La Moneta. "Yo recuerdo aquel día con mucha alegría y con mucho cariño", decía. "Estamos acostumbradas a que la gente muestre admiración por lo que hacemos, pero sentir esa cercanía, esa curiosidad, a eso no estamos acostumbradas. Los alumnos me hicieron preguntas de una enorme profundidad que ni siquiera me han hecho los periodistas".

La muestra se divide en varias partes. En una de ella se muestran fotografías inéditas de las cuatro mujeres granadina realizadas por el reportero gráfico Miguel Ángel Molina y que ha donado al instituto. Hay también cuatro poemas musicales que el propio Francisco Julio dedica a cada una de las flamencas. De igual modo pueden verse vestidos que las artistas han cedido temporalmente para la exposición. Finalmente, pueden contemplarse los trabajos escolares, con cerámicas incluidas, hechos por los alumnos y un DVD de trabajo.

Tanta importancia tuvo la iniciativa del Instituto Montejícar que el Ayuntamiento decidió crear un festival, el Concurso de Flamenco de los Montes Orientales cuyo galardón, precisamente, es una escultura en forma de ventana que recuerda a las que los chavales hicieron para Marina Heredia.

"Podemos decir que los estudiantes se interesan de verdad por el flamenco, comienzan a respetarlo, a apreciarlo y a comprenderlo, y yo creo que eso es muy importante", señalaba Francisco Julio. "También debemos decir que las cuatro artistas se volcaron completamente con nosotros y quedaron entusiasmadas con el proyecto". Eso lo atestiguan fotos como la que muestra a Estrella Morente rodeada de centenares de niños en el instituto. O el hecho de que ayer, Fuensanta la Moneta decidiera de nuevo arrancarse a bailar en presencia de los estudiantes que habían acudido a la inauguración de la exposición. Y es que el flamenco ya no sólo patrimonio de la Humanidad, sino que debería ser patrimonio de la educación estudiantil.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios