El flamenco y la electrónica evocan el misterio de Lorca en 'El Público'

  • El Teatro Real de Madrid acogerá el próximo lunes el estreno internacional internacional de esta ópera, un texto que el poeta granadino dejó abierto.

El público, una de las obras más misteriosas y herméticas de Federico García Lorca, se ha convertido en una ópera que acogerá el Teatro Real a partir de la próxima semana en la que el flamenco y la electrónica tratan de evocar la esencia de su creación, su experimentación y la complejidad de sus reflexiones en la etapa final de su vida.

La obra se estrena el lunes 24 de febrero y contará con ocho funciones realizadas con un solo reparto los días 24 y 26 de febrero, 1, 4, 6, 9, 11 y 13 de marzo.

La puesta en escena de esta representación está basada en una obra inacabada de la que solo se conserva un boceto, a través del cual se ha ideado este proyecto, una iniciativa del anterior director artístico del Teatro Real, el fallecido Gerard Mortier.

El director general del Teatro Real, Ignacio Garcia-Belenguer, y el director artístico de la institución, Joan Matabosch, destacaron ayer durante la presentación de esta obra que la representación de El Público está dedicada a Mortier, de quien el próximo 8 de marzo se cumplirá el primer aniversario de su muerte.

La complejidad, la experimentación y el misterio que rodean a esta obra no se limita únicamente a su contenido, sino que también hoy en día existen dudas y conjeturas acerca de su versión definitiva. Hay quienes aseguran que sí lo hizo, pero el autor del libreto, Andrés Ibáñez, está convencido de que Lorca no tuvo oportunidad de terminarla y, a su juicio, en una futura versión definitiva, el poeta habría dotado de una estructura diferente a la obra, en la línea con sus otras obras.

La versión oficial narra que en julio de 1936, antes de que el poeta abandonara Madrid, Lorca dejó a su amigo Martínez Nadal un paquete con papeles entre los que se encontraba el manuscrito de El Público, un boceto sobre el cual se basa ahora esta obra y que, tal y como señaló Ibáñez, iba a ser terminado. Sin embargo, no pudo cumplir su deseo, puesto que apenas un mes después fue fusilado.

El Público versa sobre la homosexualidad y sobre el teatro, en una búsqueda de fundir dos temas que comparten una misma búsqueda, según indicó Ibáñez. "Hay convicción en El Público de que el arte puede transformar la vida", añadió, al tiempo que en las reflexiones de Lorca se percibe la voluntad de "no realizar un arte que acabe en el museo, sino crear una experiencia que afecte al público", motivo del título.

Preguntado acerca de cuál sería la respuesta de Lorca si hubiera tenido la posibilidad de ver esta pieza en escena, Ibáñez cree que habría "llorado" de "felicidad y de emoción", mientras que Mauricio Sotelo, responsable del apartado musical, opinó que "se lo pasaría bomba si viera este montaje".

El director musical de esta ópera, el granadino Pablo Heras-Casado, señaló que El Público plantea la oportunidad de, "si no crear, recrear un género que hasta ahora se ha evitado por ciertos complejos históricos" y que remite a la "cultura española", algo que "Falla ya comenzó a vislumbrar" y que supone ver "alta cultura española en el escenario".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios