Una lectura de fraternidad abre el VI Festival Internacional de Poesía

  • Una entrevista al Premio Nobel de Literatura Wole Soyinka del periodista de 'El País' Román Orozco y una lectura del escritor nigeriano abren en el Parque García Lorca el certamen literario

Wole Soyinka llegó a la Huerta de San Vicente una hora antes que el resto para visitar la casa de García Lorca el día de la inauguración del VI Festival de Poesía de Granada. Fue como una visita a un altar especial. Ojeó libros y prohibió sin quitarse las gafas que le hicieran fotografías. Aquel era un encuentro privado. "He tenido un sentimiento extraño y complejo al sentir la realidad de alguien a quien he estudiado y con quien comparto la ideología política y el compromiso social. Ha sido como visitar a un antiguo amigo".

Lo dijo la consejera de Cultura, Rosa Torres durante la apertura del certamen que homenajea a Tomás Segovia y que disfrutará mañana de un concierto de Suzanne Vega (que estaba entre el público en la Huerta de San Vicente). La tarde de ayer era una "tarde serena", una tarde en la que se daba una feliz combinación entre Lorca y Soyinka, "dos símbolos artísticos de la libertad que han pagado un precio por la luz de sus palabras".

El físico de Soyinka es lo de menos y a la vez lo de más porque verle es saber que es como esos músicos de jazz que improvisan sabiendo perfectamente qué nota va después de la anterior. (Y eso sin quitarse las gafas). Habló de libertad y habló de la tribu de los yerubas. Arrancó la risa del público cuando afirmó que una de sus aportaciones a América es "el Santo Obama, que dicen que tiene sangre yeruba pero no me lo creo hasta que reciba los análisis" y pidió con absoluta serenidad y certeza el "diálogo entre los políticos africanos" para arreglar la "tragedia" de la inmigración.

El Nobel nigeriano abrió ayer por la tarde el VI Festival de Poesía Ciudad de Granada con una interesante entrevista que le hizo el periodista de El País Román Orozco y una lectura "de fraternidad". Con el Nobel que le otorgaron en 1986, dijo, ha perdido "privacidad" pero ha ganado en trascendencia a juzgar por lo mucho que preguntaron los presentes por él cuando vieron que no se sentó en la mesa inaugural. Escuchaba desde los asientos.

Les tocó a las instituciones abrir el certamen poético en una mesa formada por Rosa Torres; el alcalde de Granada, José Torres; el rector, Francisco González Lodeiro; y los directores del certamen, Daniel Rodríguez Moya y Fernando Valverde. Todos destacaron lo difícil de creer que es pensar que la poesía es un género minoritario cuando ayer congregó a tantísima gente. Lo expresó perfectamente Valverde: "Me doy por satisfecho si trasmitimos con el festival que el talento no es patrimonio de unos pocos". Rodríguez Moya subrayó la diversa procedencia de los autores: Nigeria, Italia, Nicaragua, Guatemala...

La obra universal del Nobel nigeriano se notó en su personalidad, igual de universal, porque tal y como le describió Orozco, Soyinka es "una personalidad importante en el mundo de las artes y un ciudadano ejemplar del mundo entero".

Hoy, esa combinación fraterna seguirá en la Facultad de Ciencias de la Educación, con una mesa redonda sobre Tomás Segovia; el Palacio de Abrantes con una lectura de varios autores de España, Puerto Rico y Guatemala y la lectura de poemas del iraquí Abdul Hadi Sadoun, el coreano Kim Ki Dong y Darío Jaramillo en el Corral del Carbón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios