'Nada grave', el desgarro late en Ángel González

  • n poemario La semana próxima sale a la venta, publicado por la editorial Visor, el libro que recoge los últimos poemas del escritor asturiano

La desolación y el pesimismo que siempre habían latido en la poesía de Ángel González se acentuaron en sus últimos años de vida, como queda patente en el libro Nada grave que ahora se publica, un conjunto de poemas breves y desgarradores en los que el escritor mantiene "un diálogo extremo con la nada".

Editado por Visor dentro de su excelente colección Palabra de Honor, este poemario póstumo sale el lunes de la imprenta y contiene 28 poemas que González había ido escribiendo tras la aparición en 2001 de su último libro, Otoño y otras luces. Los había compuesto sin querer hablar de ellos casi con nadie, dado el pesimismo extremo de esos versos.

"La poesía de Ángel González nace desde el principio de un sedimento pesimista. La guerra y la derrota marcaron su vida, el horizonte de un mundo que rompe cualquier código de esperanza", afirma el poeta Luis García Montero, responsable, junto con Chus Visor, de la edición de Nada grave, nueve de cuyos poemas ya habían sido publicados en diferentes revistas. Desde la dedicatoria queda claro el tono de las últimas composiciones de González, fallecido el pasado 12 de enero a los 82 años y considerado uno de los grandes poetas de la literatura hispánica contemporánea.

"En estos poemas el pesimismo se une a la conciencia de la vejez y la enfermedad, a la intuición de la muerte y a la pérdida de entusiasmo por la poesía y por las cosas que le ataban a la vida", seña el escritor granadino, gran amigo del poeta ovetense.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios