No hace falta posar en 'Interviú'

  • El Festival de Teatro Universitario muestra el talento interpretativo que se esconde en las aulas

Para ser actriz no hace falta enseñar los pechos previamente en Interviú, como algunas creen. Lo han demostrado los jóvenes que han participado en el I Festival Internacional de Teatro Universitario, que concluye esta noche en el Teatro del Zaidín con Antígona, a cargo de los 'chicos' de la Universidad de Granada dirigidos por Rafael Ruiz. "En líneas generales estamos muy satisfechos por la calidad de los grupos que han venido, que yo diría que rozan el nivel profesional", explica Ruiz en referencia a los grupos universitarios de El Cairo (Egipto), Puebla (México), Berlín (Alemania), Covilha (Portugal), Ourense y Madrid.

"Ya no se hacen 'teatricos', sino que se reflexiona de verdad con propuestas muy arriesgadas, pasando de obras con muchos personajes y temas comprometidos a la contención en el trabajo de los actores alemanes, con monólogos de cerca de cuarenta minutos que llenan el escenario con un solo personaje", afirma el director del aula de teatro de la UGR. Y el público parece que ha respondido a estas propuestas. "El teatro se ha llenado con los grupos españoles y se ha superado la media entrada con los grupos de fuera".

En la actualidad, el Festival de Teatro Universitario es el único que queda en Granada, "sobre todo con esta dimensión internacional". Respecto a las diferencias entre una compañía profesional y una universitaria, a priori parece que 'no profesional' es tener menos medios técnicos y artísticos, sin grandes presupuestos y con un proceso lento y pobre. "Pero hay una gran libertad para buscar textos, montar autores determinados y hacer propuestas arriesgadas que parece que en el contexto universitario se permiten", resalta Ruiz. "Aquí está lo asombroso, ¿cómo es posible que con estos medios y sin una gran formación se consigan estos resultados?". Un ejemplo ha sido el grupo de Orense, "con 16 personas en el escenario y una coordinación en todo momento que muchos profesionales no tienen".

Y en una edición que ha juntado a grupos de México, Alemania, Portugal o Egipto, ¿qué diferencias observa entre continentes? "Muchas", responde Ruiz, "porque los propuestas son distintas en el orden temático aunque parece que hay una corriente hacia el teatro comprometido, porque la gente está sensibilizada con el tema de la guerra, con el sufrimiento y la tortura...".

Pero cada forma de abordar el texto, el autor y la puesta en escena varía de un país a otro. "Hay como algo más colorista según el país". Un ejemplo es el caso de la Universidad de Puebla, "donde con tan solo ver el escenario se sabe que es un grupo mexicano sin necesidad de conocer más". Pero la obra tiene un trasfondo de denuncia de la opresión, de denuncia del colonialismo. Además, el director teatral destaca al grupo de Berlín, "un taller de teatro puro y duro, muy trabajado, esmerado, donde se sigue al dedillo todas las enseñanzas de los grandes.

En definitiva, el teatro universitario se mueve entre la épica y la lírica. "Épica porque somos casi personajes medievales como Roldán, y lírica porque no deja de ser un canto muy poético y a veces son propuestas de una estética exquisita, caso de la obra Paraíso infernal, un gran trabajo de expresión corporal sin apenas diálogos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios