El halcón maltés vuelve con los Bogart

  • El hijo del protagonista de 'Casablanca' recibirá esta noche una réplica de la estatuilla en la ceremonia de clausura del Retroback

Su padre entregó El halcón maltés a la policía -y de paso a su amante-. Pasados los años, Stephen Bogart recibirá una réplica de la estatua sobre la que gira la película en la gala de clausura del Festival Internacional de Cine Clásico Retroback que tendrá lugar esta noche en el Palacio de Congresos. Antes del desenlace, el hijo de Humphrey Bogart y Lauren Bacall participó ayer en un encuentro con los medios en el que ejerció de traductor Sean Hepburn Ferrer, hijo también de estrellas de la época dorada de Hollywood. "Profundamente agradecido" por el homenaje de la ciudad a su padre, Stephen Bogart afirmó que en Europa hay más espacio para el cine clásico que en EE.UU. "En mi país la gente está más interesada en Paris Hilton, en personajes que son como ascuas en el fuego, que se queman rápidamente", explicó mientras los presentes trataban de encontrar parecidos razonables entre hijo y padre.

Bogart no pudo acudir acompañado de Lauren Bacall porque se encuentra delicada de salud, aunque quiso transmitir su "emoción y agradecimiento" por este homenaje a su marido, que falleció siendo Stephen muy joven. Preguntado sobre su película favorita, Stephen Bogart no citó Casablanca, donde su padre tenía como compañera a Ingrid Bergman. "Me quedo con Tener y no tener, porque es donde mis padres se conocieron y si no es por esta película yo no estará aquí", dijo con media sonrisa. Bogart tenía 44 años y Lauren Bacall 18.

Por su parte, el hijo de la actriz Audrey Hepburn, sobre la que giró la primera edición del festival, destacó la gran influencia que ha tenido en sus vidas el ser hijos de grandes estrellas. "Cuando la gente se entera de quiénes son nuestros padres se muestra muy interesada por saber más sobre ellos hasta el punto de que a veces es difícil retomar la atención hacia la persona que tienen delante", dijo resignado ante el gesto aprobatorio de Stephen Bogart. Y a la salida, en la Plaza del Carmen, les esperaba un coche descapotable con un señor con sombrero, gabardina y cigarrillo ladeado en la boca acompañado de una guapa pelirroja. Nada paranormal. Se trataba de una campaña publicitaria de Cervezas Alhambra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios