"Hay quien sin haber hecho un bolo en Toledo sale en la tele"

  • La M.O.D.A, esos burgaleses ataviados siempre con su camiseta de tirantes blancos llega el sábado a Granada para presentar 'Salvavida'

Los burgaleses llevan más de siete años recorriendo salas, calles y bares con su música 'popular'. Los burgaleses llevan más de siete años recorriendo salas, calles y bares con su música 'popular'.

Los burgaleses llevan más de siete años recorriendo salas, calles y bares con su música 'popular'. / g. h.

Tan naturales como su música. Un soplo de aire fresco en esa masa informe y casi sin matices que representa el mundo 'indie'. Ellos no lo son, aunque a veces se les etiquete como tal. La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A) son solamente de ellos mismos, sin más precinto que su propio sonido. Este septeto burgalés llegará a Granada mañana sábado dentro de los Conciertos Especiales del Auditorio Manuel de Falla para presentar su tercer disco llamado Salvavida, un trabajo que suena a tantas cosas (folk, country, punk y rock and roll) que el batido de sabores es mejor beberlo en directo, donde realmente se crea la magia. David, el cantante, no tiene reparos en ofrecer un poco de esa voz rota y abisal que colorea sus temas.

-La Maravillosa Orquesta del Alcohol, ¿de dónde sale este nombre que parece más de banda de ska?

-Surge de nuestros primeros días, de los primeros ensayos hace siete años. Éramos un grupo de amigos que se juntaba para beber, cantar y componer.

-Como se suele decir son un grupo hecho a sí mismo.

-Eso es, en seguida empezamos a componer canciones propias y lo que queríamos era tocar muchísimo y lo hacíamos donde podíamos: calles, bares, salas... después de ganarnos poco a poco a la gente. Nunca hemos estado en una discográfica y como dices nos hemos hecho a nosotros mismos y estamos orgullosos de ello.

-No todos son músicos de formación, eso sorprende en una orquesta.

-La verdad es que hay de todo, somos siete y algunos hemos pasado por el conservatorio de pequeños y otros nunca. Más o menos somos todos autodidactas en todos los sentidos.

-Controlan todo desde dentro, desde el merchadising hasta la comunicación. Una especie de cooperativa musical.

-Algo así, trabajamos con un pequeño grupo de personas. Lo hacemos todo nosotros: desde llamar a la fábrica de vinilos hasta hablar con quien diseñe las portadas y cargar las cajas de merchandising y hacer los envíos.

-¿Se llegan a considerar una banda de folk?

-No del todo. Nos consideramos una banda con influencias muy variadas, desde el folk, el blues, el country o el rock. Escuchamos mucha música y queremos ir más allá. Lo mismo escuchamos a Enrique Morente, que a Ajax y Prok o a Young Beef.

-Se han atrevido a versionar la canción Ojalá de Silvio Rodríguez...

-[Risas]. Sí, nos hemos atrevido, bien dicho. Porque es una canción que para mucha gente es sagrada y había que tener cuidado. Aunque nosotros no lo hicimos con esa intención, ha servido para que gente más joven descubrieran a Silvio Rodríguez. Si con eso devolvemos un poquito de lo que nos ha dado la música...

-Han tenido un ascenso rapidísimo en esto de la música.

-Bueno los ha habido más rápidos, nosotros llevamos siete años y hay quien sin haber hecho un bolo en Toledo ya está saliendo en la tele.

-¿Y como llevan que La M.O.D.A esté de moda?

-No consideramos que hayamos dado un pelotazo, estamos en un nivel manejable aún. Notamos que a lo largo de los tres discos sí ha crecido mucho el nivel de seguidores. Pese a todo intentamos mantenernos pegados al suelo, no queremos volvernos gilipollas.

-¿Creen que existe la libertad de expresión total en la música?

-En nuestro grupo podemos decir que nunca nos hemos censurado ni hemos quitado una palabra que quisiéramos poner. En el arte debe existir total libertad de expresión así como en la vida. Muchas veces somos nosotros mismos quienes nos coartamos pensando en el público o en quien nos compra.

-¿Y siendo siete músicos nunca han caído en la autocensura?

-Más o menos compartimos una visión de la vida y de la música. Con eso no tenemos problemas.

-De sus letras se destila siempre, aunque de forma sutil, un compromiso social.

-Sí, todas nuestras letras tienen una dimensión colectiva y otra más intimista. Somos un grupo con los pies en la tierra y eso se hanotado en todos nuestros discos. Nos todo inspira lo que vemos, desde el precio del pan. Aunque no le cantamos a una bandera.

-La cantan a las personas, ¿el ser humano es bueno o malo por naturaleza?

-Es una pregunta complicada [risas] e igual cuando tenga 90 años sé responderla. Hay días que pienso una cosa y otro día otra. En general creo que el ser humano tiene un amplio espectro de potencial. Pero nosotros mantenemos la esperanza en la gente [risas].

-¿Entenderían la música sin que generara cambios?

-La música por sí misma ya es suficiente. Es motor de muchas cosas: escuchar un ritmo ya te mueve algo dentro. Hay algo en la música que hace cambiar a las personas, está conectada de alguna forma y nadie es ajeno a ello. El concepto de música popular tiene el poder de arropar a las personas y sentir una conexión solo haber escuchado las mismas canciones sin habernos conocido. Se perdería una parte importante del arte si le quitas ese poder de evolución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios