"En la historia todo es cíclico, sobre todo las creencias"

  • El novelista presenta en la librería Picasso 'Los libros de plomo', un thriller de acción ambientado en Granada que gira en torno a las planchas encontradas en Valparaíso

Un terremoto sacude Granada en 2010. Las fuerzas del orden están desbordadas y, en mitad del caos, desaparecen los Libros Plúmbeos que se hallaron ocho siglos antes en el Sacromonte y que el Vaticano declaró apócrifos... Es el apocalíptico escenario que presenta Fernando Martínez Laínez en la novela Los libros de plomo (Ediciones Martínez Roca) que presenta esta tarde a las 18.00 horas en la librería Picasso. Un thriller en toda regla donde el código no está en un cuadro de Da Vinci sino en los famosos libros que se custodian en la Abadía sacromontana.

-Para muchos, el gran libro de Granada de las últimas décadas es 'El segundo hijo del mercader de sedas', de Felipe Romero. Él armó su novela en torno al origen de los Libros Plúmbeos en un alegato por la convivencia de culturas. Usted los lleva al siglo XXI como unos textos que encierran un gran secreto con el Islam y Occidente en conflicto como telón de fondo...

-Mi libro plantea el robo de los Libros de Plomo que están en la Abadía del Sacromonte, por cierto uno de los lugares más mágicos y cabalísticos de España como explico en el libro. Se produce un robo que sirve para hablar de los fanatismos religiosos de uno y otro signo. En la historia todo es cíclico, sobre todo las creencias. Es un tema muy genuino y llama la atención que los libros estuvieran durante siglos en el Vaticano y no fueron devueltos al Sacromonte hasta hace muy poco tiempo. Todo esto me sirvió como hilo conductor de este thriller que no deja de ser una novela de acción y de intriga que tiene como trasfondo la Granada típica de la Alhambra y el Albaicín.

-Incluso elucubra con un terremoto devastador en la ciudad, otro de los tópicos de la ciudad y un mal presagio que siempre está presente...

-El libro se abre con un terremoto que no deja de ser simbólico con el cataclismo que está por llegar.

-¿Qué papel juegan los Libros Plúmbeos en el desarrollo de la novela?

-Los libros juegan el papel de aglutinante de una serie de acciones y tramas, pero básicamente se mezcla una acción terrorista de un grupo de islamistas radicales que ocupa la Alcazaba y la persecución clásica de un asesino.

-¿Qué perfil le ha dado a los protagonistas?

-Son agentes del CNI. Héctor Medina y Berta Santana es una pareja que trata de poner un poco de orden en el caos que se desencadena a su alrededor. Pero he intentado que los secundarios también tengan fuerza.

-Aparece un limpiabotas del Albaicín con una descripción muy ajustada. ¿Ha novelado a personajes auténticos de la ciudad?

-Estuve en Granada mientras escribía la novela. Desde el punto de vista topográfico me he documentado al máximo, todos los sitios que se pisan los he recorrido. Los personajes secundarios están extraídos de ese fondo popular que tiene Granada.

-Abunda el diálogo y la figura del narrador se difumina en muchas páginas.

-Es una característica del thriller heredera de la novela policíaca, personajes que se presentan a través de sus acciones y sus palabras. Lo que interesa es cómo se presentan ellos. Abunda además el lenguaje popular pero sin caer en el exceso de vulgarización. Quería que hubiese un lenguaje identificable para el hombre de la calle.

-En este sentido es una novela muy cinematográfica...

-Sí, la acción es muy dinámica aunque la novela tiene más reflexión de lo que puede parecer.

-¿Qué reflexiones plantea?

-Fundamentalmente planteo unos personajes enfrentados y atormentados que de alguna manera simbolizan el caos existencial de la España actual. No hay moraleja porque no creo en ese tipo de mensajes en la literatura, creo que es el lector el que debe sacar sus propias conclusiones. Se plantea una pugna de fuerzas enfrentadas que muestran el desabarajuste que tenemos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios