música hoy

"No me hace ilusión que me llamen maestro, pero hay cosas más graves"

  • El músico de Carabanchel presenta esta noche en la sala Hypnosis su nuevo disco, 'A veces cuesta llegar al estribillo', que compartirá protagonismo con sus temas de siempre y sus éxitos con Leño

Rosendo Mercado presenta esta noche en la sala Hypnosis de La Zubia su nuevo disco, A veces cuesta llegar al estribillo. Y lo hace sin renunciar a sus señas de identidad, sin cortarse la coleta y con sus inconfundibles calcetines blancos. A sus 57 años, el músico de Carabanchel está en un momento de placidez: ha terminado de pagar su hipoteca y su discográfica le deja hacer y deshacer.

-Después de los grandes escenarios de su anterior gira, 'Una noche sin dormir', regresa ahora con actuaciones en locales más pequeños. ¿Le pasó factura tantas noche sin dormir?

-Bueno, es un formato que cada vez se está recuperando más. Hacía mucho tiempo que no hacía salas pero estoy volviendo con esta gira y encantado de que sea así. Es también una forma de trabajar en los meses de secano.

-Otros músicos lo justifican recurriendo al tópico de que permite un contacto más directo con el público...

-Es otra cosa, otro tipo de ambiente. Hay que hacer de todo y es verdad que puede resultar apetetecible en un momento dado.

-¿Qué repertorio tiene preparado?

-Hay cinco o seis temas del nuevo disco y luego un repaso a todo lo demás o a casi todo, porque son ya muchos años. Toco las canciones inevitables, algo de Leño...

-De su nuevo trabajo, 'A veces cuesta llegar al estribillo', su discográfica dice que es otro gran disco para la historia...

-Bueno, son esas cosas que se dicen. A mi me parece un disco muy representativo

-¿Qué quiere decir exactamente con el título?

-Haciendo un repasa a toda mi carrera profesional quizás estoy en el momento más relajado, y si esto que vivo es el estribillo no olvido que ha sido muy duro llegar hasta aquí.

-En la portada sale un dibujo suyo tocando con una guitarra eléctrica en un parque. ¿Sabe que en Granada sería multado por no tener licencia?

-Y en muchos sitios ya... La cosa está mal, pero es jugar un poco y repasar mi historia.

-Para los puristas del rock, meter muchos medios tiempos en un disco es como dimitir del rock...

-En mi caso no es algo premeditado, me dejo llevar y hago temas según van saliendo. A estas alturas de mi carrera es natural que la cosa se relaje. La edad te hace a lo mejor frenar la velocidad, pero en los medios tiempos es donde lucen las letras y los arreglos. Es otra forma de hacer música que cada vez me apetece más. Y en cuanto a las letras sigo hablando del día a día, pero tampoco crea que lo tengo muy claro, cuando me pongo escribo de lo que me preocupa en ese momento.

-En su disco de 2007 tituló el primer single 'Harto' porque estaba desencantado con el panorama político. ¿En 2011 está hasta los ...?

-Pues tal y como vamos sí, es bastante doloroso, pero es lo que hay y no podemos cambiarlo hagamos lo que hagamos. La crisis nos afecta a todo el mundo, esto es una cadena y vamos cayendo como las fichas del dominó, pero hay que seguir adelante.

-En la actualidad tiene 57 años pero lleva la etiqueta de 'rockero veterano' desde hace 20 años...

-Yo creo que eso es para toda la vida, es una manera de vivir y de entender la música.

-Hace unos años hubo un 'boom Rosendo'; salía usted en las portadas de los suplementos dominicales, entrevistas, premios... ¿Le cansó?

-Supongo que son etapas y a veces, por un disco que llega mejor al público o por otras razones que se me escapan, estás en un primer plano. Es algo que no depende de uno, pero luego la cosa se relaja. En una carrera tan larga como la mía hay momentos para todo.

-¿Ha recibido en algún momento presiones de su discográfica para convertirle en un rockero más glamouroso?

-Siempre hay cosas de esas, pero a estas alturas ya me conocen y a ese nivel me dejan hacer. Creo que ya no tengo arreglo, sería inútil.

-Usted ha puesto en el mapa musical a Carabanchel; el Langui lleva su barrio de Pan Bendito por bandera; Krahe ha defendido Malasaña... En la geografía musical de Madrid no está en cambio la calle Serrano...

-Es que allí son muy reservados para esas cosas, tienen su terreno muy controlado y muy 'acotadito'... Pero mientras nos dejen cruzarla nos damos por satisfechos, ellos se lo pierden. Yo terminé de pagar hace poco mi hipoteca y no puedo quejar.

-Participó en la gira de despedida de Miguel Ríos. ¿De verdad cree usted que se retira?

-Miguel es un referente de toda la vida y nos ha enseñado mucho a los que hemos llegamos detrás de él. Yo creo que le va a costar decir adiós.

-Usted siempre ha dicho que se quiere jubilar sobre el escenario. ¿Lo mantiene?

-Depende de las circunstancias y de como vaya funcionando la maquinaria.

-¿Cómo son los fans de Rosendo? ¿Puede salir a tomarse una copa tranquilamente?

-Pues hay de todo. Hace mucho que no me tomo copas en la calle porque me las puedo tomar, pero no tranquilo, con lo cual no las disfruto.

-¿Se ha acostumbrado ya a que le llamen maestro?

-Ya casi me voy acostumbrando, no es lo algo que me haga mucha ilusión pero bueno, hay cosas más graves.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios