Magna exposición sobre el músico

Las influencias de Ricardo Viñes

  • El Centro Cultural Gran Capitán acoge una muestra sobre el pianista que inspiró 'Noches en los jardines de España', de Falla, y que fue amigo de artistas como Picasso o Mussorgsky

El Centro Cultural Gran Capitán acoge desde ayer, y hasta el próximo 20 de julio, la exposición Descubriendo a Ricardo Viñes, el pianista de las vanguardias, que es un recorrido sobre la vida y la obra del pianista catalán, amigo de artistas como Manuel de Falla, Pablo Picasso, Modesto Mussorgsky o Frederic Mompou. La muestra ha sido organizada y patrocinada por la Fundació Caixa Catalunya.

"El proyecto de esta exposición pretende dar a conocer a un intérprete como Ricardo Viñes con todas las dificultades que esto entraña", explicó ayer el comisario de la muestra, Márius Bernardó. "Por lo general, un intérprete musical deja nada de legado, o muy poco. Pero a nosotros nos interesaba mucho el personajes de Ricardo Viñes, uno de los grandes músicos de comienzos del siglo XX".

"Viñes", añadió, "es un personaje de una gran riqueza de matices. Era bibliófilo, coleccionista de arte, amigo íntimo de personas como Picasso, Ravel, Falla, Mompou, Granados, y eso ya, de por sí, lo hace interesante".

"El pianista se estableció muy pronto en París y fue la referencia para los artistas que llegaban a la ciudad", señaló Bernardó. "En aquella época existía la costumbre de conseguir la dirección de algún español en París y presentarse en su casa para que ejerciera de guía, para que explicase cuál era el sitio más barato donde dormir o dónde estaba la frutería. Viñes se convirtió en el guía de todos los españoles que iban a París".

"Manuel de Falla fue uno de esos españoles", indicó el comisario. "Lo primero que hizo al llegar a la capital francesa fue llamar a la puerta de Viñes. Y fue Viñes quien le presentó a Falla a los maestros que había en París. Luego hizo lo mismo con músicos como Turina, Mompou o Blancafort, o incluso con los compositores sudamericanos. El pianista, además, era quien difundía en París la música de los jóvenes compositores recién llegados. De no haber sido por él, muchas de esas obras no habrían sonado".

Ésa fue una de las razones por las que Manuel de Falla le dedicó una de sus obras más importantes, Noches en los jardines de España. Viñes, además, también fue mentor de los jóvenes compositores rusos: él fue el encargado de difundir la obra Cuadros de una exposición, de Modesto Mussorgsky.

"Lo que hace la exposición es dibujar al personaje", dijo Bernardó. "Darle vida, comunicar sus sentimientos. Lo que la exposición pretende es, sobre todo, emocionar".

En el Centro Cultural Gran Capitán pueden contemplarse cosas realmente curiosas, como un teclado de piano mudo con dos escalas para que Viñes pudiera practicar en sus ratos libres aquellos pasajes musicales que resultasen más complicados. También hay un buen número de fotografías del músico leridano en las que aparece con lo más granado del mundo cultural parisino de comienzos de siglo. También hay cuadernos de apuntes, partituras, recortes de periódico, carteles de conciertos, dibujos, retratos y óleos.

La exposición presenta también un programa informático interactivo que recoge cerca de trescientos programas de conciertos protagonizados por Viñes (Lleida, 1875-Barcelona, 1943) a lo largo de toda su carrera. Las diferentes opciones de consulta (por compositor, por ciudad y por año) permiten reconstruir parcialmente su repertorio y apreciar su labor de difusión de la nueva música que llegaba a sus manos.

"Para nosotros, hoy es un día de felicidad", dijo por su parte el nuevo director del Archivo Manuel de Falla, Diego Martínez. "Ricardo Viñes tuvo una muy estrecha relación con Manuel de Falla. Esta muestra coincide con la celebración del trigésimo aniversario de la construcción del Auditorio Manuel de Falla. Era obligado que esta muestra estuviese en Granada".

La exposición fue inaugurada ayer por el alcalde de Granada, José Torres Hurtado. Hasta ahora, se había exhibido en Lleida, ciudad natal del pianista, y Barcelona. Los organizadores manifestaron ayer que, después de Granada, es muy posible que sea llevada a la Librería del Congreso de los Estados Unidos, en Washington, por el interés que el músico despierta en ese país. La muestra, desde luego, es un claro ejemplo del interés que, ya en su tiempo, Ricardo Viñes despertaba en el mundo cultural francés.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios