Los jardines de Franchu Medialdea

  • La artista muestra en la galería Jesús Puerto el mundo interior de su estudio con referencias a la cotidianedidad

Franchu Medialdea podría haber escogido cualquier lugar paradisíaco para colocar sus "chismes" pero se ha quedado con los Jardines de interior, que tienen metáfora y pétalos a la vez. El artista primero pinta y luego nombra, porque pinta sólo lo que le apetece guiado por la memoria, con "referencias cotidianas" al espacio de su estudio: con agua de trementina, con paletas y cobalto... Cuando dice chismes, quiere decir el mundo que le rodea.

En el catálogo de la exposición lo explica: "El jardín de mi casa no tiene flores, su lugar lo ocupan macetas de pinceles con aroma de linaza envuelto en polvo turquesa". Le inspira la poesía y la música: "La instrumental y el rock duro".

La galería Jesús Puerto acoge hasta el 17 de junio 'Jardines de Interior', un conjunto de 27 obras con clara influencia paisajística en técnica mixta sobre tabla y madera donde Medialdea explora el color ofreciendo tonalidades impensables por un lado, pero de donde surgen rojos y azules más intensos que nunca. Surgen también mundos más intensos que nunca porque tiene la extraña cualidad de convertir algo práctico o cotidiano en un tesoro único.

Si algo caracteriza al artista es su virtud poética. Virtud porque surge inesperada, sin la pretensión de serlo. "Cuando pinto lo hago con un concepto casi narcisista de mirarme a mí mismo", explica Medialdea. "Mi intención es que el espectador mantenga un diálogo con la obra".

Y el espectador puede ver esas flores aunque no estén en 'Murallas de niebla', 'Esencias', 'Picnic en el Parnaso' o el fabuloso 'Jardín glacial'. Ocurre que parece que la vegetación de los jardines del artista nacen de arriba. Las raíces surgen del cielo y crecen al revés en un juego que sólo él conoce pero que al que lo ve le llega en forma de poesía.

El informalismo de grupos como El Paso con toda su expresividad y las reminiscencias a autores concretos como Monet son claras en obras como 'El sueño azul' porque aunque se mueva por la abstracción Medialdea considera que "ir al pulso de los ismos ni tiene sentido". Por eso, no es sólo abstracción sino que es abstracción más informalismo más impresionismo y su propia aportación que es la más importante y la que compone la esencia de cada pintura.

Cristina Medialdea, su hermana, lo describe a la perfección: "La forma: obejtos, fragmentos y partículas que salen a escena para comunicar la idea de la nada y del todo (en la fusión de los opuestos reside la alquimia de la existencia), lo doméstico se hace intangible, lo etéreo se cristaliza...".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios