De la cuna del jazz al festival de Almuñécar, con escala en Hollywood

  • Terence Blanchard clausura hoy el certamen musical

La XXI edición de Jazz en la Costa cierra esta noche su programación con un artista que, junto a otros de su generación, se ha erigido en eslabón entre el jazz contemporáneo y la música afroamericana. Terence Blanchard llega directamente desde la cuna del jazz, Nueva Orleans, donde nació hace 46 años y donde sigue residiendo en la actualidad.

Más allá de la escuela que puede suponer para un músico de jazz el solo hecho de mamar el género en cada rincón de su ciudad, Blanchard se ha consolidado como un brillante trompetista -lo dijo Miles Davis, palabra santa-, así como un eximio compositor, director de banda y arreglista. Además de su trayectoria como solista y anteriormente miembro de importantes grupos, la carrera de este arista ha estado marcada por su incursión en el cine, pues es el autor de la banda sonora de medio centenar de películas, siendo uno de los músicos recurrentes en todos los largometrajes y documentales de Spike Lee en las dos últimas décadas.

Único hijo de su familia, Blanchard mostró su precoz tendencia a la música cuando a los cinco años comenzó a tocar piano, instrumento al que añadió la trompeta cuando cumplió los ocho. Entre sus amigos de la infancia, y con quien tocaba en campamentos musicales, estaba nada menos que Wynton Marsalis. Su contacto con esta familia de virtuosos músicos no terminó allí, pues en su época de escuela secundaria comenzó a estudiar en el New Orelans Center for Creative Arts con Ellis Marsalis Jr. y Roger Dickerson. Sus estudios continuaron mientras formaba parte de la orquesta de Lionel Hampton, hasta que en 1982 su amigo Wynton lo recomendó para reemplazarlo en la Art Blakey's Jazz Messengers, donde fue trompetista y director musical hasta 1986.

Convertido en figura clave del resurgimiento del jazz en los ochenta, Terence grabó cinco discos en la segunda mitad de la década con la agrupación Harrison/Blanchard, hasta que en 1990 inició su carrera como solista. Desde entonces comenzó una incesante labor en la que combinó, al año siguiente, la grabación del disco que llevaba su nombre con su primera colaboración con Spike Lee en el cine, 'Jungle Fever'. A ésta le siguió nada menos que 'Malcolm X', y así hasta su última banda sonora el año pasado, 'Talk to me'. En sus casi dos décadas en el mundo del celuloide, intervino en cincuenta producciones.

La presentación de Blanchard en Jazz en la Costa viene precedida no sólo de un amplio currículum discográfico y filmográfico, sino de innumerables premios en distintos apartados entre los que se cuentan tres Grammys, sobre un total de diez nominaciones. De la mano de su música llega también su compromiso social, pues su último disco, 'A tale of God's Will (A requiem for Katrina), reúne todos los sentimientos que lo invadieron en los días posteriores al huracán Katrina, que devastó Nueva Orleans.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios