Los juguetes de la infancia cobran vida en 'G.I. Joe'

  • Mientras los muñecos personificados intentan que no se siembre el caos mundial, los fantasmas aparecen, una vida se quiebra y a Napoleón le salen detractores

A pesar de estar sumergida de lleno en la época estival, la cartelera impone su dosis de cine semanal con películas de muy distinto rango y nivel. Acción, drama, terror y comedia se unen en una melodía repleta de nacionalidades diferentes.

La acción rinde homenaje a uno de los juguetes infantiles más reconocidos por nuestros niños de los 80. G.I. Joe. The Rise of Cobra supone la inclusión en el cine del juguete militar de 10 centímetros destinado al género masculino que pretendió, en su momento, imitar el éxito de las Barbies en las chicas y que ya fue protagonista de cómics y series de televisión. Dirigida por Stephen Sommers (La momia, Van Helsing) y protagonizada por Adewale Akinnuoyo-Agbaje, Christopher Eccleston y Sienna Miller, entre otros, cuenta una historia de heroísmo contra terrorismo en un homenaje a la geografía mundial que abarca todas las nacionalidades plasmadas en las caras de los héroes. París, Asia, Egipto o el Polo Norte son tan sólo alguno de los lugares que protegen los protagonistas de este filme. El equipo operativo de elite utiliza la tecnología de espionaje y equipos militares de última generación para luchar contra el ambiguo traficante de armas llamado Destro y la amenaza de la misteriosa organización Cobra, e impedir que siembren el caos mundial.

El mundo del terror se entretiene, mientras estos muñecos salvan la tierra, en abrir las puertas de la casa de la familia Campbell en Exorcismo en Connecticut. Basada en una historia real, la narración cuenta la intrigante experiencia de esta familia que sufre los designios del pasado gracias a la presencia de Jonah, el hijo del antiguo propietario, utilizado como mensajero satánico y como portal a través del cual espíritus malignos llegaron al mundo. Uno de tantos relatos de fantasmas que arrastra la historia de EE.UU. El norteamericano Peter Cornwell se estrena como director de este film, protagonizada a su vez por Virginia Madsen (Entre copas), Kyle Gallner (Veronica Mars, Bones) y Amanda Crew (Destino final 3), que encarnan a esta familia tan atípica.

Y si el calor aprieta demasiado en las calles asfaltadas de la ciudad,el cine sigue ofreciendo nuevos estrenos aderezados con aire acondicionado. El turno ahora es para un variopinto grupo de turistas en crisis. Mi vida en ruinas, es una comedia romántica ambientada en los restos de la Antigua Grecia que viene avalada por la trayectoria de su director, Donald Petrie, responsable de exitosas cintas cómicas como Miss Agente Especial o Cómo perder a un chico en diez días, y por la presencia de la actriz Nia Vardalos (Mi gran boda griega). El film tiene de todo, incluso si lo que apetece es ver a algunas de las actrices nacionales, los deseos serán concedidos, María Adánez y María Botto harán de las suyas en esta aventura romántica. La coproducción hispano estadounidense, centrada en un choque de culturas y personalidades, se adentra en la tediosa existencia de Georgia, una descontenta guía turística a la que un viajero enseñará a disfrutar de la vida, logrando así que ponga su atención en la última persona de la que esperaría enamorarse.

Daniel Auteuil (Salir del armario), Elio Germano (Mi hermano es hijo único) y Mónica Bellucci (Malena) también ponen de su parte para refrescar el agosto granadino. Los tres protagonizan N. Napoleón y yo, una comedia que sitúa al espectador ante la revolución de la apacible vida de los habitantes de la isla de Elba ante la llegada de Napoleón (Auteuil), que afecta especialmente a un joven idealista (Germano) y su novia, una baronesa (Bellucci).

Napoleón llega desterrado a la isla de Elba, acogido por el entusiasmo exaltado del pueblo y de las personalidades locales. Pero hay alguien que no lo celebra: el joven Martino Papucci, quien sueña todas las noches con matarlo, para vengar a los ideales revolucionarios traicionados y a los muchos jóvenes mandados a masacrarse sobre los campos de batalla de toda Europa. Entre seducciones y traiciones, intentos frustrados y sorprendentes confesiones, se vera el encuentro entre el candor y el idealismo de los veinte años con el desengaño de la edad adulta y la malicia del poder, hasta llegar al socarrón y sorprendente final. Esta coproducción española e italiana , dirigida por Paolo Virzì y ambientada en 1814 , pone punto y final a un cuarteto de estrenos que van a hacer del mes vacacional por excelencia algo más entretenido y fugaz aún si cabe. Muñecos de la infancia, fantasmas, turistas variopintos e incluso Napoleón inundarán la cartelera. ¿Qué le gusta a usted?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios