Por el lado 'agropop' de la vida

  • No Me Pises Que Llevo Chanclas regresa con un disco que hará disfrutar "hasta a los perritos chicos" y en el se que rescatan temas como 'Bolillón' o 'Las calles de Chicago'

Vuelven los creadores del agropop, esa mezcla de "neorrealismo" y "absurdo" con vetas aflamencadas y comprimida en modestos himnos para cantarse a gustito con los amigos. Y lo hacen con un disco para que disfruten "hasta los perritos chicos". "Ha sido todo muy cómodo. La casa discográfica nos hizo una oferta, creían que era un buen momento para que volviéramos a grabar algo. Nosotros lo hablamos, nos metimos a ensayar para ver qué estado de salud tenía el grupo y resultó que estaba como un chiquillo de 20 años", cuenta Pepe Begines, cantante y alma de No Me Pises Que Llevo Chanclas.

Esa propuesta llegó a principios de verano. Senador, el sello que ha editado Superhéroe Agropó, quería el disco para las navidades. Y aquí está. "Todo lo hemos hecho en cuatro meses, incluidas las canciones nuevas", dice Begines, que parece que habría preferido tener más tiempo, pero de todos modos, añade su hermano Álvaro, "ha salido estupendo". El álbum incluye cuatro de las canciones más emblemáticas y coreadas en las ferias de los pueblos (y ciudades) de finales de los 80 y principios de los 90. Bolillón, Y tú de quién eres, En las calles de Chicago y Ancá Conil pueden escucharse ahora con un sonido de mayor calidad pero absolutamente fieles a las versiones originales, y junto a ellas, una tanda de nuevos temas en los que la banda surgida de Los Palacios vuelve a explorar -dice Pepe Begines- "los abismos del agropop", que es en realidad un simpático lugar donde hay extraños personajes y referencias a la actualidad, un universo poblado por policías gitanos, un primo andaluz de Bob Dylan, paradisíacos bazares chinos donde no falta de nada, adictos a internet, cochecitos locos y un superhéroe muy particular.

De la formación original queda "el núcleo duro": los dos hermanos además del bajista Salvador Romero y el batería Pepe Linero. "Las canciones empezaron a salir desde el primer día en el estudio. La cosa fluía fácil", dice Pepe del proceso de grabación, en el que los cuatro dieron mucha importancia a la "improvisación", a "no buscar el chiste por el chiste" y a lograr que sus melodías en adobo no desentonaran con el "desparpajo" de las letras.

"Es bastante complicado saber cómo va a responder la gente, qué les pareceremos a ese público nuevo. Lo que sí sabemos es cómo lo hemos hecho, con un cariño especial y pensando en todo tipo de públicos. Yo creo que puede gustarle a la gente de nuestra edad, la que nos siguió en su juventud, y a sus hijos", dice Romero de este regreso con inequívoco reclamo generacional. "Bueno, yo he visto pasar hoy un coche por la puerta de mi casa con En China puesta a todo trapo. Uno de ésos que llevan los chavalitos, de ésos van en plan ¡buuuu!... Eso es muy importante", bromea Álvaro.

"Ahora somos rubios y tenemos los ojos azules", dice él de nuevo. Ellos aseguran que no han cambiado. Si acaso, apunta Salvador, ahora el grupo "se toma las cosas menos a la ligera" y la convivencia "es más serena, con menos rencillas". Todos han hecho cosas por su cuenta: Álvaro debutó como director de cine con ¿Por qué se frotan las patitas?, Pepe ha publicado discos en solitario, junto a Kiko Veneno y con el alias de Pepe el Lusitano, y Salvador y Pepe han tocado en otras bandas de la ciudad. "Esas experiencias las llevamos en todo lo que hacemos. La gente lo notará o no, pero eso se lleva dentro", señala Álvaro.

El principal aliciente, coinciden todos, va a ser volver a tocar en directo. "Tenemos unas ganas enormes", dice éste. "Queremos divertirnos. Y además no podemos bajar el listón de anteriores giras. Tienen que ser directos fuertes, con mucha energía, tienen que ser iguales o mejores que antes", continúa Pepe. "Y además, ahora, con la crisis, tal como está la cosa...", empieza muy serio Salvador... "¡sentimos una gran responsabilidad!", zanja Pepe, y los tres rompen en carcajadas.

Por lo pronto, para ir "cogiéndole el pulso a la cosa" y a falta de fechas para la gira, el grupo actuó este lunes en Barcelona y el martes en Madrid. "Nos sentimos más jóvenes que nunca", dice Álvaro, que se da cuenta del tufillo a automatismo promocional, y añade: "Da igual la edad. Como si tenemos 70 años. Nosotros nos sentimos como si tuviéramos 65".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios