El latido del jazz

  • El contrabajista israelí Avishai Cohen recorrió los sonidos del mundo en su paso por el festival de Almuñécar

Afirma que los ordenadores y la música programada están "bastante lejos" de su manera de entender la música porque su concepto del jazz es mucho "más humano". Lo cierto es que Avishai Cohen hace muy bien en no querer aditivos para su trabajo, ya que él solo es capaz de evocar la música de cualquier rincón del mundo armado con su contrabajo.

Acompañado por el pianista Shai Maestro y Mark Guiliana a la batería y la percusión, Avishai Cohen Trio eliminó cualquier tipo de fronteras geográficas en su paso por el festival Jazz en la Costa.

Considerado como uno de los contrabajistas más influyentes de este siglo, el israelí ofreció una actuación que repasó diversas todas las vertientes del género, desde el medio este de Estados Unidos hasta el de Europa oriental o el afroamericano sin olvidar un arranque con ritmos brasileños y guiños a la música medieval.

La de anoche no fue la primera parada de Cohen en Granada, ya que siempre ha tenido muy presente a la ciudad en sus giras. "El público español es uno de mis favoritos y Granada, en especial, es siempre uno de mis grandes destinos. Si ha habido una tierra donde han convivido todas las culturas y religiones durante muchos años ha sido Granada, y eso me fascina", reconce el propio músico. "Un amigo me llevó a un concierto de flamenco en 1993 y desde entonces siento que el flamenco es parte de mi tierra. Vaya si lo es. Judíos y musulmanes antes de que fueran expulsados por los cristianos pasaron una época de oro en la que convivieron juntas ambas culturas. Esa semilla ha quedado arraigada aquí y llevada hasta mi tierra. Por lo tanto, la conexión es inevitable. La historia sigue viva".

Para su último Gently Disturbed, Cohen ha contado con la colaboración en la composición de Shai Maestro en algunos segmentos, aunque el peso fundamental en los temas sigue siendo el suyo, ya que en ellos afloran siempre sus raíces. "No puedo ocultar de donde vengo y la cultura que me ha acunado. Cuando escribo sale de un modo naturaI. Es lo primero con lo que he estado en contacto en mi vida y forma parte de mi lenguaje. Para otros no sé", destaca.

Cohen, que comenzó en la música con 9 años tocando el piano, regaló anoche a Almuñécar una actuación sincera que recogió el testigo de la todopoderosa Dianne Reeves y que avanza de lo mucho bueno que está por venir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios