literatura

Las letras como píldoras paliativas

  • Lucía Etxebarría ofrece un taller de escritura 'terapéutica' esta semana

Los cursos tendrán lugar en el bar Botánico. Los cursos tendrán lugar en el bar Botánico.

Los cursos tendrán lugar en el bar Botánico. / g. h.

Aquel primer 'Querido diario' no quería ganar un Nobel de literatura. No tenía aspiración de venderse en la FNAC ni mucho menos autocelebrarse en ninguna Feria del Libro. Cuando esas primeras letras se derramaron solo querían caer sin más, salir y tomar forma tangible. Hacer de espejo de lo 'invisible' y mitigar rasguños.

Lucía Etxebarría conoce bien cómo la escritura puede paliar el dolor y sobre todo, cómo se hace con estilo. La escritora valenciana, que cuenta entre sus premios el Nadal, Primavera y Planeta por Beatriz y los cuerpos celestes y De todo lo visible y lo invisible y Un milagro en equilibrio, respectivamente, ofrece este sábado y domingo un taller de escritura creativa en el bar Botánico de Granada.

Esta es la segunda visita de Etxebarría a esta ciudad, el año pasado repitió esta fórmula que no consiste en curar, pero sí "enseñar a utilizar la escritura para solucionar problemas". Para quienes piensen que no hay nada que arreglar y simplemente quieran aprender a salir del miedo y el bloqueo a la hora de escribir, este taller también incide sobre este proceso.

Ayuda, dice Extebarría a "ser más consciente de que escribir no es un proceso neutro, no es algo que se pueda aprender de forma mecánica como quien memoriza fórmulas de química, sino que hay que tener en cuenta que el que escribe trabaja con sus propias emociones y con su inconsciente".

De esta manera, el proceso actúa en dos sentidos. "Te enseña a escribir bien, con alma, con emoción, con capacidad de seducción, y si no has escrito en la vida te enseña a utilizar la escritura como terapia: para solucionar duelos, para enfrentarse a decisiones dificiles, incluso sirve para solucionar problemas de pareja, y por eso la escritura terapeútica se utiliza mucho en terapia de pareja y en mediación".

La inteligencia emocional es la sangre viva del taller, explica la valenciana que "las personas que saben gobernar sus sentimientos" así como a interpretarlos y abrazarlos "son más eficaces y se suelen sentir más satisfechas".

Este taller se ha hecho en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Granada, Santander, Gomera, Córdoba, Alicante y Sevilla. La mejor acogida estuvo en Madrid, Barcelona, Códoba y Granada, cuenta la autora. Para más información Etxebarría responde a través del email lostalleresdelucia@gmail.com.

El público que suele asistir al taller son mayoritariamente mujeres que acuden para paliar en negro sobre blanco sobre todo "muchísimas relaciones de maltrato, de gente que ni siquiera es consciente de que la vive", también aparecen problemas familiares, o gente con indefinición sobre su orientación sexual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios