"Hay que levantarse dos milímetros sobre la Historia"

  • La escritora Almudena Grandes habla con vehemencia sobre la génesis de su éxito de ventas 'El corazón helado'

El Palacio de Carlos V lleno. Pero no eran Daniel Barenboim y su Staatskapelle los protagonistas. Eran Almudena Grandes y el historiador Paul Preston, reunidos para charlar sobre la Guerra Civil. La escritora madrileña habló en primer lugar para explicar la génesis de El corazón helado, su 'penúltimo' gran éxito. "Un novelista se inventa historias que tienen que parecer reales y, en cambio -dijo volviendo su mirada a Preston- un historiador debe contar hechos inverosímiles pero que son verdad". En este cruce de caminos llegó el primer aplauso de la tarde -y a su debido momento, a diferencia de muchos conciertos de Barenboim-.

Como preámbulo, el ex director de la Agencia Efe y moderador, Miguel Ángel Aguilar, mostró su entusiasmo por el éxito de público con la primavera en plena ebullición. "Siempre se ha dicho que el mal tiempo es la génesis de la cultura", dijo para ser desdecido a continuación por Almudena Grandes. "En un momento determinado, a comienzos de los setenta, me di cuenta de que mi país no era normal porque la vida de la gente de mi generación se parecía más a la de nuestros abuelos que a la de nuestros padres", dijo para referirse a la 'quiebra' que supuso la Guerra Civil. "Había una foto de Josephine Baker y mi madre me dijo que mi abuela la había visto bailar en Madrid, con lo que mi visión lineal de la historia se rompió".

A partir de ahí, la escritora intentó comprender qué paso en España reconstruyendo la vida de sus abuelos. "Es un tema que siempre ha estado ahí, incluso en Las edades de Lulú, una novela erótica como todo el mundo sabe, donde los protagonistas se acostaban y después hablaban de la Historia de España", explicó la autora madrileña con las risas entre pícaras y divertidas del público. Ya en el turno de preguntas, aparte de un encontronazo dialéctico con uno de los espectadores, Grandes sugirió que "hay que levantarse dos milímetros sobre la Historia". La novelista puso como ejemplo el libro de historia de su hija de doce años, en el que ha tenido ocasión de comprobar cómo la República "se define con dos líneas como una época de gran brillo cultural y avances sociales pero con muchas tensiones y problemas y en el siguiente párrafo pone que la Guerra Civil puso fin a la República e instauró el franquismo, punto y final".

No obstante, para Grandes, el "problema" no es tanto el espacio que se dedica a estos dos capítulos de la historia de España, sino que "después de 30 años de democracia, la República aparece como causa de la Guerra Civil y no como víctima".

"No se trata de engordar los textos, sino de contar las cosas como fueron en realidad, o sea, el alzamiento no fue tal, sino un golpe de estado y la República fue la víctima y no la causa de la Guerra Civil", dijo la escritora, muy cómoda entre las columnas del Palacio de Carlos V.

También estaba cómodo entre el público su cuñado, el concejal de Cultura del PP Juan García Montero, quien no dudó en aplaudir la vehemencia de Almudena Grandes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios