La maestría del 'rey' contra la agilidad de las demás piezas

  • El campeón de ajedrez del mundo en 1969 Boris Spassky se medirá a veinte: cuatro escritores, un contrabajista y 15 jugadores del CajaGranada

Si se buscara una similitud en el particular lenguaje del ajedrez, Boris Spassky sería sin duda el rey de todas las piezas. Hoy, en una partida simultánea de veinte contra uno el campeón mundial de 1969, quien protagonizó la partida del siglo frente al estadounidense Fischer en plena Guerra Fría, se enfrentará a cuatro escritores, un contrabajista de la OCG y quince jugadores de entre 9 y 60 años del Club CajaGranada. Será un veinte contra uno o Spassky contra veinte según se mire.

Organizado por el Mapfre Hay Festival, el Auditorio Manuel de Falla acogerá a partir de las cinco de la tarde un match que promete diversión. Una suerte de clase magistral que al final todos podrán llevarse a su casa con el autógrafo del experto puesto que se toma nota de todos los movimientos que se efectúan durante la partida en una plantilla que el ruso firmará al final.

Situados en mesas con forma de U, el campeón del mundo -de pie y en el interior- irá recorriendo los distintos tableros mientras que sentados en su silla cada uno de los jugadores esperará a que llegue. Harán un movimiento, él pensará unos segundos y contestará esa partida para pasar al siguiente tablero. Cada uno juega una partida individualmente pero el campeón juega a la vez veinte partidas.

Frente al experimentado juego de Spassky "poco se puede hacer", aunque seguro que alguno pase las horas anteriores estudiando el repertorio del experimentado jugador. El gerente de la Caja General de Ahorros de Granada, Carlos Marín, explica que en todo caso algunos jugadores intentarán ver si Spassky está al día con movimientos modernos. Podrán aprovechar las nuevas variantes que han nacido, por ejemplo, en la apertura -que es como se llama el inicio de una jugada, los primeros diez o doce movimientos- y que determina la estructura con la que se juega.

"En base a ese contenido, hay una novedad teórica de que algún maestro ruso o chino ha descubierto que si se juega tal jugada, hay ventaja...". Seguro que más de uno está consultándolo en internet para sorprender al jugador ruso pero, como recuerda Marín, esta partida no persigue la competición, sino la diversión.

Spassky, que se ha movido a lo largo de su carrera entre la rigidez y el riesgo, pondrá sobre el tablero "la potencia mental que posee un campeón del mundo". En frente, los escritores Michael Jacob, Jonathan Levy, Iñaki Casanova y Adam Auterfield; el músico de la OCG Stephan Buck; y los jugadores del CajaGranada Rafael Fernández, Claudia Robles, Francisco Jiménez, Manuel Borrego, Martín Jiménez, Raúl Cuesta, Verónica Salido, José Luis Gálvez, Serafín Moral, Miguel Jiménez, Antonio López, Alejandro Domingo, Rubén Domingo, Jorge Rivas y José Moreno. Un campeón mundial contra Sub-18 andaluces, veteranos o jugadores aficionados.

Todos ellos demostrarán el gran aprendizaje que aporta el ajedrez. "Crear planes con lo que tienes. Es un juego que enseña a aprovechar lo que hay". Cambiar las tácticas pensadas por otras espontáneas ante la pérdida de una pieza. Sobrevivir a los movimientos inesperados tratando de sorprender al contrario...

Será la maestría del rey frente a la agilidad del caballo, la incidencia del alfil o la presencia del peón. O todo a la vez, como se pretende.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios