arte hoy

Lo mejor de Arrabal & Cía

  • La galería del Realejo muestra parte de la colección que ha reunido a lo largo de sus seis años de vida · Gorafe busca el apoyo de las instituciones para poder exponer toda la colección en una misma sala l La exposición se podrá ver en la galería del Callejón del Señor, 12, hasta finales de enero.

Comentarios 1

En una ocasión, Bernardo Palomo le incluyó entre ese tipo de artistas que se mueven por el arte como llaneros solitarios. Por sus propuestas, pero también por su carácter, Alejandro Gorafe actúa como un creador único. En la galería que comparte con José Arrabal, Arrabal & Cía, el espectador tiene la fortuna de encontrar todo aquello que difícilmente encontraría en ninguna otra sala. Entre las pocas opciones que parecen ir quedando en esta ciudad, la del Callejón del Señor merece todos los elogios. Además del mimo con el que cuida a sus artistas, esta galería convierte cada exposición en una exclusiva obra de arte en sí misma.

"Está lo mejor de cada uno", subraya Gorafe. "A los artistas habría que hacerles un homenaje porque son gente muy valiente que se desnudan ante un desconocido, desnudan su mente y sus pensamientos más profundos. Es un acto muy generoso" que no todos agradecen con la misma intensidad y esfuerzo.

No es la primera vez que Arrabal & Cía expone parte de la colección que a lo largo de estos seis años de vida ha ido atesorando en su intercambio con los artistas. El espacio les obliga a ir haciéndolo por partes -tienen para unas cuatro ediciones-, pero lo cierto es que gracias a la especial sensibilidad y el gusto del director de la sala, el espectador que la visite puede encontrar lo mejor del arte que se hace en Granada. "Intentamos apoyar un trabajo por el que otras galerías no apuestan, la mayoría de las veces porque se salen de lo comercial". Para la galería, el número de obras es lo suficientemente significativo como para merecer un espacio.

Entre las más de ochenta piezas que posee en su particular colección, se encuentran obras de artistas de todo tipo y disciplinas. En esta ocasión muestra una veintena de obras entre escultura, pintura, fotografía, grabado, cerámica o poemas visuales. "Hay artistas de todas las edades, desde gente joven que acaba de salir de la Facultad de Bellas Artes a gente de 70 años o gente que ha muerto" pero es una referencia absoluta, como Claudio Sánchez Muros.

En la exposición que se podrá ver hasta finales de mes están el pintor, fotógrafo y diseñador Pablo García Calvente; Roberto Rivas, que aplica su psicología al arte; el profesor de textil en la Escuela de Arte, Ángel Sanz Montero; el arte intimista de Arancha Girón; la personalísima forma de trabajar el grabado de E. Luis; los escultores Julio Egea (hierro), Roberto Urbano (acero y láser) y Pedro Lindes (acero); el mundo de Manuel Moregua, que traslada su trabajo como profesor de instituto a su obra; el dibujante Manolo Olmo; el dibujo superpuesto de la alemana Barbara Pflanz, que trabaja el desnudo en movimiento; la sorpresa que ofrecen Francesco D' Apolito y Federica; el ceramista Agustín Ruiz de Almodóvar; la influencia cinematográfica de Sergei Furst, con una estética muy parecida a la de la revolución en blanco y negro del cine; la musa de la galería, Carmen Ocaña; el clásico, dentro de la modernidad, Sánchez Muros que Gorafe tan bien conoce; una obra de Juan de Loxa -que ha participado alguna vez en la galería con obras de su propia colección-; la grabadora y pintora Ángela Galindo; la curiosa propuesta de los fotógrafos Pepe Torres y Patri Díez; la relajada visión del desnudo que ofrece Mónica Fernández; y una escultura de Manuel Martín, quien con los utensilios oxidados que encuentra en la Alpujarra ha creado su particular Inspector Gadget.

Al montarla, Gorafe ha creado una suerte de diálogo entre todos ellos. "He intentado que hubiese una coherencia" como nexo de unión. "Hay piezas muy buenas que se han quedado fuera pero obligaban a modificar el resto". El resultado es un diálogo de serenidad a través de un lenguaje "armónico" por el color y la temática. Aunque las formas y los tamaños de las piezas varían, cada una ofrece un mensaje "muy profundo" que resumen la presencia del artista en la galería.

La colección

La intención de Gorafe, como director de Arrabal & Cía, es poder catalogar toda la obra que compone su colección pero sólo es posible si cuenta con la ayuda de alguna institución: "Nosotros no trabajamos con dinero. Somos sólo amantes del arte pero nos gustaría mostrar esta colección a las instituciones e intentar que vean que se trata de un trabajo muy coherente". Aunque son artistas que trabajan distintas disciplinas y técnicas, "lo hacen aquí en Granada y es importante apoyarles porque tienen muchas cosas y muy interesantes que contar a través de su obra".

Se trata de una galería no comercial, por lo que las obras no están a la venta, pero de cada exposición individual que llevan a cabo eligen una obra para su 'fondo de armario'. Además de catalogarla, a Gorafe le gustaría poder moverla y exponerla para "sacarla del almacén". Puesto que en Arrabal & Cía es imposible hacerlo todo de una vez, el artista cree que podría exponerse en algún centro como el Damián Bayón de Santa Fe "como punto de partida": es una "sala amplia maravillosa", afirma.

Además de esta obra, la galería granadina ha expuesto recientemente en la Biblioteca de Extremadura, en Badajoz, una muestra sobre poesía visual que ya llevó a una Bienal de Bilbao. Cuenta Gorafe que la obra que conformaba esta exposición ya está catalogada gracias a la Biblioteca extremeña, "ha sido una meta cumplida". Ahora, dice, "nos gustaría que en Granada también se pudiera catalogar la colección".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios