Una mirada doble

  • La exposición de Almudena Mesa ofrece una muy buena fotografía realizada desde un planteamiento conceptual acertado que genera una entidad artística

Cuando uno acude a la galería Arrabal & Cia, sabe, con toda seguridad, que lo que allí se va a encontrar nunca te va a dejar indiferente. Uno que, no es de Granada y sólo viene a ver exposiciones para después comentarlas, se pierde en muchos de los recovecos artísticos que la ciudad ofrece; muchos de sus artistas más jóvenes sólo entran en los terrenos del crítico cuando presentan sus obras en alguna de las salas existentes. Esto que pudiera ir en detrimento del conocimiento de la realidad artística existente en Granada supone, no obstante, una absoluta libertad absoluta para que se pueda hacer la reflexión con independencia y sin ninguna injerencia emocional. Y esta es una de las cosas que encuentro más interesante de cuantas se ofrecen dentro del espacio de la galería que se abre en el laberinto callejero del Realejo granadino. Allí uno acude expectante porque, siempre, supone una buena sorpresa llegar y encontrarte con buenos artistas que se alejan habitualmente de los cerrados circuitos al uso.

La exposición de Almudena Mesa ha sido todo un feliz descubrimiento. Se nos ofrece una muy buena fotografía realizada desde un planteamiento conceptual acertado que genera una entidad artística de muy buenas perspectivas.

La joven artista granadina nos sitúa en la personal interpretación del autorretrato, eje de un concepto artístico que posibilita muy interesantes proposiciones. La artista se fotografía así misma planteando, desde su posición privilegiada, infinitas sensaciones que redundan en una nueva realidad representativa. La modelo es modelo pero también elemento significante de un nuevo asunto. Existe una especie de camino de ida y vuelta, de recorrido doble que acentúa el carácter de lo que la mirada atrapa y encuentra. Estamos ante una dualidad representativa y conceptual, buscando con ello un múltiple análisis de una misma realidad.

La fotografía de Almuden Mesa nos recuerda los planteamientos de Lewis Carroll sobre la duplicidad como parte integrante de una misma posición que permite poder situarse en varios planos a la vez. Su obra es, al mismo tiempo, enigmática, inquietante, envuelve la mirada desde esa otra mirada provocadora que la imagen proyecta. En su fotografía, también, la realidad de los modernos selfies se hace estructura artística perfectamente acondicionada; manifestando los argumentos interpretativos de una realidad nueva con infinitas posibilidades.

De nuevo nos encontramos una sorpresa agradabilísima en Arrabal & Cia. Los esquemas de la nueva fotografía se nos hacen presentes desde la mirada atractiva de una artista importante con unos sabios y esclarecedeores argumentos.

almudena mesa santiago

Arrabal & Cía, Granada

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios