La modernidad está en la raíz

  • El Teatro Isabel La Católica acoge esta noche una muestra en la que la tradición y la renovación del flamenco son los elementos más importantes

Dospormedio y Compañía es una joven agrupación de danza que busca combinar en una misma obra tradición y modernidad, la doctrina flamenca y la clásica, en un intento de consolidar todos los estilos del baile. Recientemente ha recibido el Premio Revelación Festival de Jerez 2008 yesta noche tiene una cita en el Teatro Isabel La Católica para presentar su última creación titulada Flamenco XXI: Ópera, café y puro, que es una visión del siglo XXI sobre todos los referentes sólidos del flamenco y la danza española.

Dospormedio y Compañíadestaca la importancia de que los más jóvenes conozcan a las figuras que han creado la danza española, como Antonio El Bailarín, Pilar López, Vicente Escudero o Argentinita, fundamentales para conocer y comprender el baile y sus posibilidades. Además creen a partir de estas figuras emblemáticas del arte flamenco en sus más diversas modalidades se pueden crear espectáculos modernos con un resultado más que satisfactorio. "La modernidad no está reñida con la raíz, al revés", afirma el coreógrafo Rafael Estévez. Por eso no se puede decir que el espectáculo esté centrado en una época concreta o en una figura determinada. Los propios creadores lo han definido como un homenaje a todos los artistas que han formado el flamenco. "Es un homenaje a todo el flamenco en sí, a estos artistas y a la época que han vivido, a los cambios que ha habido, a su modernidad, poco reconocida en su tiempo".

En la obra la música es toda grabada, ya que la compañía considera que es la mejor forma de conservar los rasgos más característicos de la voz y la música de cada uno de los artistas elegidos para el montaje de la misma. "A nivel de oído, lo que te da la voz de Marchena o Talega es muy importante en este espectáculo. "Queríamos que se viesen reflejados todos estos rasgos", afirma Nani Paños. La obra está compuesta por pequeñas piezas sueltas, pequeños solos y coreografías de escasos minutos en las que se conjuga tradición y modernidad, en la que se ha contado con la colaboración del coreográfo Antonio Ruz y Concha Jareño. Consta de dos partes, cada una de una hora de duración. "Lo más difícil ha sido la elección de cada una de las piezas introducidas, ya que todo el material es muy bueno. Montariamos todo de todos". Además es una obra dirigida a todos los públicos, entendidos o no del arte flamenco. "Todo el que tenga sensibilidad, sólo por escuchar los registros sonoros que suenan en todo el teatro, va a captar la esencia del espectáculo", afirma Rafael Estévez.

La compañía tiene sus inicios en un certamen de coreografía en 2003, en el que sus dos miembros fundadores, Rafael Estévez y Nani Paños, participaron como artistas invitados. A partir de aquí, decidieron llevar a cabo sus propios proyectos y así poder plasmar sus necesidades artísticas y profesionales. A la hora de montar sus espectáculos siempre tratan de rodearse de los profesionales que mejor se adapten a las necesidades de cada una de las obras, pero siempre buscan que los bailarines sean lo más completos posible . Estévez y Paños consideran que hoy en día hay una carencia importante de este tipo de bailarines: "normalmente la gente se está especializando y muchos cogen el camino equivocado, ya que se está perdiendo la esencia del bailarín español, que baila flamenco, boleros, folclore…".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios