Crítica de Cine

El muñeco se derrite

Fassbender protagoniza la cinta. Fassbender protagoniza la cinta.

Fassbender protagoniza la cinta.

Triunfó la novela policíaca nórdica y al parecer todos los nórdicos se pusieron a escribirlas como posesos inundando el cada vez más cambiante y efímero mercado editorial que ha acabado con las librerías de fondo. Los libros viven un lapso de tiempo brevísimo para desaparecer sin que sea posible dar con ellos más que en el universo electrónico. Ejemplo de esta prolífica dedicación -porque supongo que los autores son conscientes de lo mudable y breve de las modas- es el noruego Jo Nesbo, autor de El muñeco de nieve, séptima novela de las 11 que de momento ha dedicado al comisario Harry Hole. Además al hombre le da para liderar un grupo de rock, escribir otra serie de novelas infantiles y otras obras de temática diversa. Trabajadores son, desde luego.

No sé que calidades tendrá la novela, que no he leído, pero su adaptación al cine no tiene muchas. La dirige con flacidez el sueco Thomas Alfredson, de quien me gustó la original película de vampiros Déjame entrar y me dejó un tanto indiferente la muy apreciada por otros El topo, adaptación de la novela de John Le Carré que me gustó en una primera visión -sobre todo por sus actores- pero que en sucesivos visionados me fue pareciendo forzadamente posmoderna y artificialmente fría, como esos restaurantes negros con platos cuadrados planos y negros en los que se sirve una minúscula porción de algo con una hojita o una ramita encima, servilletas negras y camareros vestidos de negro que llevan pañuelos negros en la cabeza.

Las acciones de un asesino en serie dado a firmar sus hazañas con muñecos de nieve son descubiertas y perseguidas por Harry Hole y una ayudante a partir de un crimen relacionable con otros cometidos a lo largo de los últimos años. Alfredson la dirige con cierta desgana. Y si no lo hizo así se equivocó en algo porque se ve con bastante desgana. Correcta y fría, pero también aburrida y plana, con el borracho y amargado pero eficaz inspector que prolonga en versión nórdica la larguísima serie americana de detectives amargados que le dan al vidrio. El inspector es Michael Fassbender, a quien se le dan bien estos héroes antihéroes, y su ayudante es Rebecca Fergusson. No están mal. Los secundarios son de lujo: Charlotte Gainsbourg, J. K. Simmons, Val Kilmer, James D'Arcy y Toby Jones. Pero sus interpretaciones quedan frenadas por la falta de inspiración de Alfredson, que ha deparado un decepcionante debut cinematográfico al inspector Hole y malbaratado las posibilidades comerciales de una novela que vendió millones de ejemplares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios