Unos 7.000 niños ayudan a Papageno a encontrar novia

  • La OCG, dirigida por Ignacio García Vidal, ofrece mañana un nuevo concierto con las óperas 'Las bodas de Fígaro', 'Cosi fan tutte' y 'Don Giovanni' de Mozart

"Si algunos de sus padres les espiasen por una mirilla, ni se lo creerían". Mientras Papageno busca novia, miles de niños disfrutan en su aventura de la música clásica completamente admirados y atentos con "la ópera de las óperas". Unos 7.000 alumnos completarán mañana domingo la nueva producción que la OCG ha preparado en este bloque de Conciertos Didácticos en el Auditorio Manuel de Falla. Esta vez están dirigidos por Ignacio García Vidal.

El sarcástico y simplón personaje de Mozart se asoma a Las bodas de Fígaro, Cosi fan tutte, Don Giovanni y La flauta mágica para conseguir su final feliz -cuando encuentra por fin a Papagena-. Aunque esta edad suele ser "muy dispersa", el director cuenta que "la atención y la concentración de los niños" hacen que los músicos puedan irse a casa "con una sonrisa. Es muy gratificante su respuesta" porque hay que tener en cuenta que aunque las historias de estas óperas "se antojen sencillas" son en el fondo tremendamente complejas.

Acostumbrado a este tipo de conciertos con otras orquestas como la Filarmónica de Gran Canaria, García Vidal explica que la reacción de los jóvenes ante la música clásica suele ser parecida. Además de su importante labor en el campo artístico, mantiene una filosofía de valores a través de la música impartiendo cursos y workshop de Dirección Musical en lugares como Gran Canaria, Colombia, Montevideo o Buenos Aires, e investigando y escribiendo diferentes artículos en libros y revistas especializados en Musicología. Participa además colaborando con asociaciones que trabajan por la igualdad y la integración social, y con proyectos de orquestas de jóvenes en todo el mundo, especialmente en Latinoamérica.

Sí ha notado aquí "más espontaneidad". En contra de lo encasillada que resulta a veces la música clásica como algo serio y para mayores, para el joven director es fundamental transmitir "su naturalidad". La música clásica, dice, "también puede ser divertida".

Para el alicantino es importante que los niños cuenten con una oportunidad como ésta. "Yo, que tengo 32, nunca la tuve". Sin embargo, este tipo de conciertos fomentan "una juventud más sana y más propensa a escuchar, no sólo música, porque les acostumbra a seguir ciertos protocolos como estar sentados y en silencio".

Tal es la respuesta en este tipo de conciertos -comenzaron el miércoles-, que el director está convencido de que muy posiblemente en el futuro alguno quiera ser músico. "El que pica el anzuelo de la música no suele soltarlo porque es una experiencia muy agradable".

El barítono David Gascón, la soprano Verónica Plata, la mezzosoprano Inmaculada Sánchez, la labor como guionista de Carmen Huete y la presentación de Larisa Ramos, junto a los músicos de la OCG, lo hacen posible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios