"La novela histórica triunfa porque hay un enorme interés por el pasado"

  • El investigador uruguayo presenta en Granada 'María de Sanabria', la historia de una joven sevillana que decidió emprender una nueva vida en América

Hay mujeres formidables y desconocidas. María de Sanabria, una joven noble del siglo XVI es una de ellas. Decidió en 1546 nada menos que embarcarse con medio centenar de compañeras para ir hasta Río de la Plata, en Paraguay, en busca de América y la aventura. La travesía duró siete años y costó dos naufragios, pero María de Sanabria sobrevivió, tuvo varias historias de amor y dos hijos que llegarían a tener una enorme importancia en aquella América incipiente y nueva, tan parecida al Macondo de Gabriel García Márquez. Ahora un historiador, el uruguayo Diego Bracco, ha decidido novelar la historia de María de Sanabria, una de las primeras mujeres en establecerse en el Nuevo Continente.

"La expedición de María de Sanabria a América era relativamente conocida entre los historiadores, pese a que no tuvo grandes logros", explica Bracco. "Sabemos mucho de las expediciones en que se conquistaron grandes territorios y muchas riquezas, pero poco de las que no tuvieron éxito. Ésta fue una expedición curiosa porque fue preponderamente femenina. Yo quise novelarla".

María de Sanabria tenía 17 años cuando su padre, Juan de Sanabria, ganó el contrato para ser gobernador de Asunción de Paraguay en sustitución de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, que había sido derrocado y enviado encadenado a España. Sin embargo, murió pocos meses después sin haber emprendido el viaje. El contrato con la Corona estipulaba que los sucesores de Juan de Sanabria heredarían su cargo. Como el hijo del noble nunca viajó a América fueron su viuda, Mencía Calderón y sus hijas las que emprendieron un viaje, un larguísimo viaje de siete años que es el que se relata en la novela. El contrato también estipulaba que quien se casase con María de Sanabría recibiría un importante nombramiento.

La expedición de 50 mujeres españolas a Asunción de Paraguay tenía una razón política muy concreta: en aquellos tiempos, entre los doscientos o cuatrocientos hombres españoles que poblaban Asunción de Paraguay se había extendido la costumbre de tener decenas de concubinas nativas. Algunos hombres habían llegado a tener entre ochenta y cien amantes diferentes.

"Carlos V sabía que, de seguir esa tendencia, en un futuro no muy lejano desaparecería una clase blanca dominante que sería sustituida por mestizos. Era necesario mandar mujeres europeas para seguir manteniendo esa clase dominante", señala Diego Bracco. "Desde luego, las mujeres que viajaron hasta América debían ser muy fuertes y tener un espíritu muy aventurero", añade.

La novela crea un supuesto romance entre María de Sanabria y el arcabucero alemán Hans Staden, un personaje real que fue hecho prisionero por una tribu antropófaga con la que convivió durante nueve meses y que asistió a diferentes ritos de canibalismo. Logró escapar y regresó a Europa, en donde escribió un libro con sus experiencias. "Hay unas partes basadas en los documentos y en los prejuicios de la época y otras partes que son noveladas y que el lector debe entender", indica Bracco.

El éxito de María de Sanabria, libro que fue presentado ayer en la librería Picasso, muestra el interés del público por la novela histórica. Pero, ¿a qué se debe eso? "Es que hay un interés permanente por conocer el pasado. Lo que pasa es que los historiadores nos hemos ido distanciando del público con nuestro cada vez mayor academicismo. Los libros de Historia del siglo XIX eran muy atractivos para la gente. Ahora son demasiado selectos, demasiado técnicos. Y es la novela histórica la que está sustituyendo a esos libros".

María de Sanabria, publicada por la editoria Nowtilus, es un claro ejemplo de cómo hay personajes que fascinan al público por su personalidad y actitud. La joven sevillana que se embarcó hacia América arriesgándose a todo es un ejemplo de que la mujer siempre supo luchar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios