La nueva asistencia en carretera

  • Un melillense afincado en Maracena patenta una grúa con habitáculo para que viajen ocho personas

Comentarios 1

Imagine el lector que viaja acompañado de varios amigos en su coche hacia la vecina provincia de Málaga. Llegando a la capital de la Costa del Sol, el vehículo los deja tirados por cualquier motivo mecánico en la autovía, haciendo necesario que se persone en el lugar una grúa. Esa grúa podrá llevarse el coche, pero no podrá acoger a los ocupantes del vehículo.

Más allá del hecho en sí. El vehículo será desplazado a la base que la aseguradora en cuestión en Málaga, donde esperará a ser recogido por el transporte que lo lleve a la base de Granada. Una vez aquí, habrá de llevarlo al taller. Según el inventor Juan Miguel Girona, en todo ese proceso se habrán perdido "entre quince días y un mes". Además del tiempo que el vehículo se lleve en el taller hasta ser arreglado.

Para intentar solucionar ese problema, Girona ha patentado un nuevo modelo de cabina que prestará un "servicio en condiciones inmejorables". El invento de este melillense afincado en Maracena consiste en una grúa que, además de recoger el vehículo "en cualquier punto de España", también puede recoger a sus ocupantes, ya que tienen espacio para hasta ocho ocupantes.

Esa cabina, explica su inventor, tendría en su interior dos habitáculos. En el primero de ellos se ubicarían ocho asientos para que los usuarios del servicio puedan viajar con el máximo confort. Frente a los asientos estarían ubicados un televisor, varios ordenadores portátiles capaces de reproducir DVD, una pequeña nevera y un expositor de prensa.

Pasando a la segunda parte de la cabina, separada de la primera por una puerta corredera, estarían ubicadas cuatro camas. Es lo que Girona ha llamado la zona de descanso. Además, los ocupantes también podrían acceder a este segundo habitáculo a realizar sus necesidades fisiológicas, ya que el proyecto, publicado el 16 de marzo de este año en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial, BOPI, recoge que se instale en la cabina una placa de ducha y un aseo químico.

Mientras los ocho ocupantes -más el conductor de la grúa, como marca la normativa en vigor al respecto- viajan en las cabinas diseñadas por Girona, el coche es trasladado en un remolque en la parte posterior, tapado por una lona para protegerlo de posibles arañazos que se pueden producir durante el transporte.

El inventor, que ha llamado a su creación Girona VIP, también ha planificado el tiempo que el coche debe estar en poder de la aseguradora. El cliente que contratase el servicio, explica el inventor, también contaría con una "red de talleres concertados por toda España con un compromiso de reparación del vehículo en 24 horas". Recepción inmediata y reparación en menos de un día, por lo que el servicio concluiría ahí tras un transporte cómodo y una respuesta eficaz .

Tras la aprobación del proyecto y su publicación en el BOPI, Girona trabaja en el aspecto final de su idea. Para que de concepto pase a ser un objeto material y tangible. De hecho, un ingeniero está dando esa forma a la cabina diseñada por el melillense residente en Maracena en base a la normativa reglamentaria. Las camas instaladas en la cabina no superarán los 50 centímetros de ancho para que, contando el pasillo que recorrerá el habitáculo, la anchura final del vehículo no supere los 2,55 metros exigidos por la ley.

Además, aunque los elementos que figuran en la cabina están ya aprobados, se puede modificar su ubicación por quien la ha diseñado. De hecho, la ducha ya ha sido movida a otra parte en el segundo habitáculo mientras se trabaja en la materialización del proyecto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios