"Mi obra se debate entre dos sierpes: la belleza y el dolor"

  • La poeta granadina Rosaura Álvarez da un giro en su trayectoria con 'Alter ego', un poemario en el que cambia de registro y estética para mostrar su pasión por la palabra reiterada, lujosa, onírica, histórica...

Primero fue la música y la pintura y, ya en la madurez, la poesía. Pese a ello, Rosaura Álvarez ha logrado consolidarse como una de las voces más singulares y coherentes de Granada. Después de una larga espera, ahora sorprende con un nuevo poemario en el que rompe con su trayectoria anterior, arriesga y experimenta tanto en la forma como en los temas y se acerca al ser desde la nada para profundizar en la intimidad del 'yo' y su relación con el mundo. Es su Alter ego, publicado en la colección más señera de la editorial Point de Lunettes (Cáliz Verde).

-En contraste con sus publicaciones anteriores, 'Alter ego' supone un profundo cambio de rumbo en su trayectoria…

-Sí, hay una nueva forma de hacer en tema y estructura. En cierto modo, forma parte de un 'juego' que responde a una satisfacción personal y que se sitúa claramente al margen de modas o criterios.

-Hasta ahora, su predilección por buscar siempre la perfección y la concisión formal ha marcado sus poemas. En este caso, el lector hallará composiciones narrativas en las que da rienda suelta a la palabra…

-Realmente mi voz poética se acopla con gusto al poema denso de idea y parco de palabra. Pero, como los manjares tomados a diario, se puede perder el placer de su sabor. Así, en esta ocasión, sentí verdadera necesidad, casi voluptuosidad, por la palabra reiterada, lujosa, onírica, histórica... aunque en absoluto se inhibe de la perfección formal.

-Frente a otros poemarios como 'El áspid, la manzana', 'De aquellos fuegos sagrados', 'Diálogo de Afrodita'… ¿Qué trasfondo explica el nacimiento de 'Alter ego'?

-Tal vez, quería demostrar que en cualquier persona conviven multitud de personalidades distintas.

-Dice el crítico Juan Varo en el analítico prólogo que introduce el poemario que, si entendemos que la poesía verdadera es siempre un ejercicio de desocultación, usted si sitúa "sobre el velo mismo"… ¿Dónde encuentra usted su 'alter ego'?

-En la dimensión de verdad, de desocultación, hay un elemento indisociable de juego y en ese juego el poeta está revelando unos elementos de su personalidad y ocultando otros y en ese hacer precisamente surge el poema.

-Los clásicos continúan siendo una referencia en sus poemas y, en algunos casos, se convierten incluso en protagonistas de las composiciones. La biografía en verso de Manuel de Falla se presenta, por ejemplo, especialmente intimista y evocadora…

-La historia de la literatura es rica en todo tipo de esquemas, que nosotros, de manera consciente o inconsciente, asumimos. Dice Antonio Carvajal que reconocer a nuestros padres nos honra.

-Junto a los clásicos, compañeros inseparables de su viaje poético, hace en este poemario un guiño constante a quienes ahoran le acompañan en su "oficio" (como usted entiende la poesía) a través de las dedicatorias. ¿Tenía en este momento una necesidad especial de compartir? Dice en uno de los poemas: "Igual que todos los días,/ vuelvo a casa, vuelvo sola"…

-Hay muchos modos de soledades, la física (con sus inconvenientes claros) no es la peor. La espiritual es la que causa más heridas, mas como se ve por mis dedicatorias, aunque con matizaciones, disfruto de ese tesoro inmenso que es la amistad. Y ciertamente las dedicatorias son una forma más de cariño.

-Siempre ha querido desligarse de las corrientes de poesía femenina o feminista para considerar su obra como "poesía de mujer". Su último poemario parece reforzar este posicionamiento…

-En mi discurso de entrada en la Academia expuse cómo Biruté Ciplijauskaité me clasificaba en la denominada "poesía de mujer". Pero yo entiendo que hay un solo tipo de poesía: la poesía que con infinidad de registros, de estilos... lleva consigo el poder de fascinar.

-En alguna ocasión ha comentado que "sólo la creación artística nos redime". En los poemas que integran 'Alter ego' se funden jardines y espejos con soledades y silencios y con un manifiesto anhelo de belleza cercano a la mística…

-Toda persona debe de ser consciente de dos cosas que hay que asumir: su ansia extrema de felicidad y belleza y el truncamiento inicuo que el dolor y, en último término, la muerte nos impone. Creo que entre estas dos sierpes se debate mi obra. Y, sin duda, la creación artística es el mayor consuelo para tan difícil dilema.

-En estos momentos en los que parece estar tan de moda el verso libre y la poesía de la experiencia, usted potencia la poesía culturalista. "La carne constreñida/ en animal de fondo/ pavor de lo intangible,/ que en juegos demoniacos/ te crea, te destruye"…

-Siento un respeto profundo por todo tipo de expresión artística, siempre que se respeten las reglas del juego. Pero de igual forma que no coincidimos en huellas dactilares, tampoco lo hacemos a la hora de expresarnos y la mía nace de lo más auténtico de mi personalidad. Las etiquetas de intimista, neorromántica, culturalista o metapoética son adscripciones que los estudiosos me otorgan y son valoraciones científicas, pero no existen como categorías anteriores a las que yo sujete mi modo de expresión.

-Hasta ahora su poesía siempre ha sido muy afirmativa, ha parecido escribir del lado de la verdad poética. Sin embargo, en estos últimos versos surge la inquietud, la interrogación, las dudas… "Con qué dulzor reposo, me descalzo/ de desvelos, desnúdome cual diosa,/ y soy yo -sin saber quién soy-"…

-Como en todo ser humano, la duda y la certeza se debaten constantemente. No conozco a nadie que no dude, ni a nadie que no muestre su certeza hacia algo o alguien. Sin duda, yo creo firmemente en el Arte o en mi sentimiento amoroso, pero dudo de casi todo lo demás.

-Con todo, impone su voz… "desnudándome voy/ morosamente de mis vidas/ -de las muchas que fui-/ en streptease voluptuoso:/ me despojo de miedos,/ presunciones, anhelos con herida,/ irracionales dogmas,/ imposiciones vacuas…" ¿Es un punto y seguido en este nuevo rumbo poético o un querer "dejar atrás" como dice en otro de los poemas?

-Es un viaje que desea ser de perfección en vida y en obra y que, sin duda, termina en la desnudez de la muerte.

-Después de 'Alter ego'…

-Pues aquel decir tan castizo: "Dios dirá".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios