Un océano insondable

Qué se escondía en materia pop al otro lado del Atlántico, por descontado, en el cono sur del continente americano, era en España, hasta la llegada de internet, una incógnita apenas resuelta por la curiosidad del melómano con ánimo explorador. A día de hoy, aunque el gran mercado siga tendiendo a reducir con esa marca estúpida -lo latino- la mayoría de su roñosa oferta, basta aventurarse en MySpace, por ejemplo, para descubrir un sinfín de propuestas con evidente interés. De hecho, cada uno de los 17 grupos -chilenos, uruguayos, brasileños, mexicanos, argentinos, peruanos y venezolanos- incluidos en este recopilatorio puesto en pie por el sello brasileño Si no puedo bailar no es mi revolución (www.sinopuedobailar.com) no pasa por alto la oportunidad de apuntar en los créditos del álbum una dirección de la red a partir de la cual pueda el curioso seguir indagando. Y razones no faltan, primero porque, en su afán de muestrario, Porque este océano es el tuyo, es el mío queda inevitablemente limitado por cuestiones espaciales a la hora de enfrentarse a la ingente tarea de realizar la instantánea de las escenas indies hispanoamericanas; segundo, porque entre su repertorio figura un puñado de grupos tan atractivos -El sueño de la casa propia, Javiera Mena, Gepe, Modular, Bazar Pamplona... -que el aficionado se sentirá necesariamente impelido a seguir buceando y descubriendo las bondades de tan ancha oferta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios