El oratorio de Christian Boltanski

  • n arte. La galería Kewenig de Mallorca abre sus puertas a uno de los grandes artistas contemporáneos.

La galería Kewenig inauguró ayer, en su espacio artístico del Oratori de Sant Feliu, la primera exposición en Palma de Mallorca de Christian Boltanski, uno de los artistas contemporáneos de mayor proyección internacional, que permanecerá abierta al público hasta el 3 de mayo.

Boltanski, nacido en 1944 en Francia, ha creado para la exposición en el antiguo oratorio del siglo XIII, una instalación específica basada en su obra más representativa, mientras que en una sala de la anexa galería muestra su obra más reciente.

De madre francesa y padre judío ucraniano, perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial, la obra de Botanski refleja el horror del holocausto, fijado en su memoria familiar más íntima. Una obra cargada de tristes recuerdos y profundos heridas reflejadas "a través de las luces y sombras", de ahí el título de la exposición, Les ombres, a las que recurre como "símbolo del alma" y como "testimonio de la fugacidad de la vida y la memoria"

"El recuerdo de una persona sólo dura una generación", afirma para justificar su habitual entorno expositivo, sobre el que ha advertido, sin embargo, que su obra no es "un tributo a la muerte", si no todo lo contrario, "una constante sed por la vida".

Boltanski recurre a materiales frágiles en el tiempo como fotografías encontradas, ropa abandonada, candelas y velas, bombillas, viejas latas, recortes de periódicos, y otros objetos, que han pertenecido o han sido parte de personas que ya han fallecido y con los que quiere dejar patente su mayor obsesión: "La brevedad de la existencia humana". Su artística instalación convierte al viejo oratorio en "un espacio consagrado a la reconciliación de la vida y la muerte".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios