Los orígenes de un genio de la literatura

  • La ambiciosa 'Lope' describe los comienzos del dramaturgo y ahonda en la complicada vida sentimental que tuvo el autor

Es un viejo debate que sacude de vez en cuando el cine español. Los ingleses han cogido su productiva historia y han sabido sacar de ella material para el cine, con mención especial a sus grandes personajes culturales. En este verano hemos visto en la serie Los Tudor cómo no les importa volver a recuperar al personaje de Enrique VIII y sus turbias intrigas, sabiendo que al público no le importa que guionistas y productores le insistan en cómo se llega al trono británico. A veces esto permite cruces fascinantes, como ha ocurrido con Shakespeare, que se convirtió en el poeta oficial de una época tan trascendente para Albión como fue el reinado de Isabel II. Así se pueden mezclar los versos del bardo de Sttratford con la Armada Invencible.

Como decíamos, el cine español no ha insistido mucho en los años del Imperio donde no se ponía el sol. No sólo ha sido cuestión de presupuestos, sino seguramente de ideología. El que el franquismo usase como referente esta época histórica y fuese carne de cañón fílmica de las delirantes producciones de Cifesa en los años 40 le hicieron mucho daño. No ha habido una generación de cineastas que se interesase por nuestro Siglo de Oro y que lo viese desde otro punto de vista. El peso de la picaresca ha hecho que proliferen filmes como La marrana o Lázaro de Tormes, a mayor gloria de El Brujo. Poca épica ha habido, a excepción de El Dorado de Saura en los 80 o el reciente Alatriste, sobre las novelas de Pérez Reverte. El gran estreno español de este primer viernes de septiembre es una ambiciosa recreación que intenta poner orden en esto. Se trata de Lope, sobre la vida del Fénix de los Ingenios, Félix Lope de Vega y Carpio, uno de los más grandes dramaturgos no sólo de España, sino de Europa. Una existencia llena de lances que superaba en mucho a las tramas de su ingente producción.

Sin embargo, este Lope usa un poco el truco que están haciendo ahora los filmes sobre los héroes del cómic, como es contar sus orígenes. No veremos al dramaturgo en sus años de gloria, sino al principio, cuando intentaba abrirse paso y vivió los primeros de sus muchos amoríos. Es una producción que cuenta con el guión de Jordi Gasull (El viaje de Arián) y de Ignacio del Moral (Los lunes al sol). Como signo de la globalización, el filme lo dirige un brasileño, como es Andrucha Waddington, y lo protagoniza un argentino, Alberto Ammann, que ha tenido que luchar para que su acento no se imponga a uno de los grandes de la literatura castellana. El potente reparto se complementa con Leonor Watling, Pilar López de Ayala, Luis Tosar y una destacada presencia andaluza formada por Antonio de la Torre, Juan Diego y Antonio Dechent. César Macarrón, que ha realizado los mundos oníricos de Javier Fesser, ha recreado la época, con tácticas de superproducción, ya que el puerto de Lisboa se recreó entre diversas localizaciones madrileñas y Essaouira, en Marruecos.

La historia nos presenta a Lope de Vega como un joven que vuelve de la guerra -ha luchado con la Armada Invencible- y se va a Madrid a abrirse camino. Allí se casa con Isabel de Urbina, a la que camuflará en sus escritos como Belisa, que será la madre de su hija. Pero pronto se enamora de Elena Osorio, Filis en sus poemas, hija del hombre para el que componía sus comedias. Un triángulo que costará caro al incipiente escritor, que sacará fuerza de ello para convertirse en uno de los genios de la literatura española. A la espera de ver cómo va en taquilla, por lo pronto Lope va fuera de concurso a Venecia y participará en Toronto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios