"La ortodoxia en el flamenco se tiene que transformar en modernidad"

  • El cantaor Álvaro Rodríguez acaba de convertirse en el primer cantaor granadino premiado en el Concurso Nacional de Ogíjares de la peña Flamenca La Yerbagüena

Con tan sólo 27 años, Álvaro Rodríguez acaba de recibir el segundo premio en el Concurso Nacional de Cante de Ogíjares, un galardón que se había resistido hasta ahora a los granadinos y que espera que le ayude a tener más proyección.

"El panorama flamenco está muy complicado", afirma el joven cantaor, que considera que la mejor forma de darse a conocer es ganar concursos. Así, este año ha decidido dar el salto y probará suerte en el concurso de La Unión. "Allí llega mucha gente y hay muchísimos cantaores muy buenos que al final no han conseguido grabar un disco. Por eso, la ortodoxia tiene que transformarse en modernidad", señala.

Y es que para Rodríguez es muy difícil introducir algo nuevo y personal a un cante, sobre todo en los concursos. Aun así, espera que el flamenco evolucione, ya que "las cosas que no evolucionan, se mueren". Recuerda en este sentido a Camarón, del que destaca que fue muy criticado por atreverse a innovar y a introducir aspectos que nunca antes nadie había introducido, pero que "ha abierto un libro de posibilidades para todos los que hemos venido detrás".

El cantaor, que tuvo su primer contacto con los escenarios con apenas 11 años y que ya entonces se atrevió con una actuación por peteneras, bebió del flamenco desde muy pequeño, ya que su madre es cantaora y su padre guitarrista, considera el flamenco algo más que un arte, algo que es una forma de vida.

Con 20 años empezó su formación como cantaor en la Escuela La Parra Flamenca de Huétor Vega, bajo la dirección del maestro de cante granadino Antonio Gómez 'El Colorao'. Estudió también con Arcángel, El Pele, Calixto Sánchez, Mayte Martín y Curro Andrés. Y a partir de entonces, su paso por los escenarios no ha dejado a nadie indiferente. Álvaro Rodríguez ya cuenta con el Premio del Concurso de Jóvenes Flamencos organizado por la Diputación Provincial de Granada en 2005, el Premio Nacional de Cante por Seguiriyas en el XIII Festival Nacional de Cante Flamenco Ciudad de Jumilla en el 2007, además de proclamarse ganador del Certamen de cante flamenco en Los Montes en junio de 2006. También obtuvo la insignia de Plata de la Casa de Andalucía de Silla (Valencia) por su distinguida participación en el Circuito Flamenco sin Fronteras de la Junta de Andalucía y la Confederación Andaluza de Peñas Flamencas. Además, es un habitual en los escenarios flamencos más importantes de la provincia.

Rodríguez considera muy positivo el "cartel plagado de artistas de renombre" que suelen tener los festivales flamencos, aunque cree que también es muy importante hacer un hueco a los artistas locales, sobre todo a los más jóvenes. Mientras, espera con ganas su próxima cita el 19 de julio en el XXI Festival Flamenco de Huétor Vega.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios