El otoño según Mariluz Escribano

  • La catedrática, escritora y directora de la revista 'EntreRíos' publica su nuevo poemario, la suma de sus inquietudes vitales y una muestra más de su compromiso con Granada

La polifacética escritora Mariluz Escribano, una de las voces poéticas más determinantes de los últimos años como profesora, autora y fundadora y directora de la revista EntreRíos presenta esta tarde en la Biblioteca de Andalucía su nuevo poemario, Umbrales de otoño (Hiperión), dentro del ciclo Letras Capitales que organiza el Centro Andaluz de las Letras. "Es un canto a la amistad, a la ciudad que fue en la infancia y a la que es ahora; y al amor perdido pero eterno, con un lenguaje comprensible porque la función del poeta es ser la voz del pueblo", explica Escribano sobre un libro que será presentado por Remedios Sánchez, crítica literaria y responsable de la Asociación Colegial de Escritores, autora además del estudio preliminar de una obra de "corte memorialístico".

Los Umbrales de otoño de Mariluz Escribano llevan la huella de la soledad, una constante en su literatura personal". Es un estado anímico, aceptado e, incluso, buscado, porque yo necesito la soledad para respirar. En este caso, la ciudad es el paisaje desde el que se construyen los versos que, son al final, mi vida. O la vida de quien lee. Porque sin identificación del lector, no hay poema", explica la autora y catedrática de Didáctica de Lengua y Literatura en la Facultad de Ciencias de la Educación.

Colaboradora habitual de revistas de Filología y Didáctica, simultánea sus estudios científicos con la creación literaria y entre sus obras destacan obras como Sonetos del alba, Desde un mar de silencio, Canciones de la tarde, Cartas de Praga , Sopas de ajo, Memoria de azúcar o Ventanas al jardín. En este caso, Umbrales de otoño es "la suma de mis inquietudes vitales, una muestra más del compromiso que me gustarías pensar que demuestro con Granada y sus gentes". La escritora dice coincidir con Umbral, uno de sus autores de cabecera, en que literatura es escribir las cosas como no las escribe nadie. "No digo peor ni mejor, sino distinto tener una visión personal del mundo y una manera personal de expresarlo. Yo busco mi propia voz con el mismo talante de independencia que caracteriza toda mi trayectoria literaria", afirma una autora que empezó a escribir muy pronto, pero a publicar tardíamente. "Me concentré en la prosa mucho tiempo, he publicado varias obras, pero el verso tiene un significado especial para mí. Creo que necesita del tiempo para asentarse y requiere disciplina. Hace mucho que escribí algunos de estos poemas, pero había que dejarlos reposar, volver sobre ellos hasta adelgazar la voz lo suficiente para transmitir la emoción que yo buscaba", sostiene Mariluz Escribano. "No me gusta el artificio. Yo soy una poeta que busca completarse con el lector. Por eso no me identifico con la poesía hermética ni con las florituras desfasadas de otros. Creo que la poesía es vida y así la defiendo. Por eso mi obra ha estado siempre ajena a cualquier corriente aunque, en Granada, siempre he tenido gran simpatía por Luis [García Montero] y su manera de concebir el poema. Mi poesía está a caballo, como dice Remedios Sánchez, entre la ética y la estética. En la línea del Humanismo Solidario, tal vez…", continúa Escribano, que el jueves recibe la Granada Coronada de la Diputación por su labor al frente de EntreRíos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios