Antonio Carvajal. Poeta

"La palabra 'movimiento' me sabe casi tan mal como la palabra 'novísimos"

  • El autor granadino, que participa en la novena edición del festival, ofrece su visión sobre los grupos de poesía dominantes de los 70, cuyos márgenes estéticos se alejan de su propia obra.

Considerado uno de los grandes autores de la poesía española contemporánea, el granadino Antonio Carvajal es el autor más caudaloso e infatigable de la llamada Generación del 70. El autor de Testimonio de invierno reflexionará este jueves en el festival de las letras cordobés, en Cosmopoética, sobre el metalenguaje y las nuevas fórmulas expresivas de la poesía de su generación en una mesa redonda junto a Marcos Ricardo Barnatán.

-¿Qué le parece que Cosmopoética haya elegido a los novísimos como temática de su novena edición?

-Toda actividad que fomente la difusión de la poesía y la labor de los poetas me parece estupenda. Además este año me han tenido a mí en cuenta, a pesar de que no me he considerado nunca del movimiento. Es cierto que, al nacer en unas fechas aproximadas, vivimos la misma historia y compartimos ciertas preocupaciones, pero a la hora de elaborar nuestra obra eso cuenta poco.

-¿De qué manera influyó este movimiento de los novísimos en la poesía?

-No se puede negar que fue la estética dominante del momento, la más publicitada y celebrada. Los novísimos como grupo, a partir de la antología de Castellet, tuvieron un círculo de admiradores muy activo que hizo que estos nombres se incorporaran y permanecieran en el canon de la poesía contemporánea. Lo que está muy bien, dicho sea de paso; no seré yo quien juzgue ni critique este movimiento porque, gracias al trabajo de los novísimos, se llevó a cabo una modernización de la poesía, eso no se puede negar.

-Da la sensación de que algo le molesta...

-Lo que ocurre es que el ruido que se creó en torno a esta antología ha hecho que se silencie injustamente a otros nombres de valor semejante o mayor que muchos de los antologados, y eso, con perdón, no me parece tan justo. Hay poetas de mi edad a los que considero más importantes que los que se han hecho célebres gracias a la antología.

-¿Por ejemplo?

-Ahora me vienen a la memoria los casos de Aníbal Núñez, Diego Jesús Jiménez y Manuel Vilanova, tres grandes escritores con una obra rigurosa y seria. Es cierto que alguno de ellos se puso a escribir en otra lengua, como el caso de Vilanova y el gallego; pero también algunos de los novísimos renegaron e incluso echaron pestes del castellano. Y esto todo el mundo lo ha admitido y lo ha aplaudido. Este criterio me parece injusto, hasta criminal. A estos poetas se les ha intentado sumir en el olvido, como si los muertos no tuvieran nada que decir. Aníbal Núñez ha muerto, Diego Jesús Jiménez también y Manuel Vilanova escribe fundamentalmente en gallego; pero no me parecen éstas razones suficientes para olvidarlos. Ahí están, esperando a que se le haga justicia.

-¿Es Cosmopoética quien debe hacer esa justicia?

-No, hablo en general. Cosmopoética ya hace muy bien en mostrar lo que ha sido y lo que hay de poesía en nuestra tierra, hace un trabajo excelente.

-Usted no se siente un novísimo. ¿Hay algún movimiento cultural que le defina?

-Le tuve mucho miedo al Movimiento Nacional y desde entonces la palabra movimiento me sabe casi tan mal como la palabra novísimos. Culturalmente la palabra novísimos, como buen andaluz que soy, me remite inevitablemente a las postrimerías de Juan de Valdés Leal en el Hospital de Caridad de Sevilla, que es de las cosas más terribles que se puedan ver en pintura. No pertenezco a ningún movimiento, eso se puede comprobar incluso en una cosa tan mal hecha como Wikipedia. Siempre he sido considerado un caso aparte y nunca estuve dentro de los márgenes que marcaba la estética del grupo dominante de la Generación del 70.

-Jubilado ya de la enseñanza, ¿cómo ocupa ahora el tiempo?

-Sigo con mis costumbres, que no sé si son buenas o malas, pero son mías. Lo último ha sido inventarme un tipo de composición nueva que aun no sé cómo llamar, si septenas o septinas. Con motivo de mi 69 cumpleaños, decidí hacerme un regalo a mí mismo y me he dedicado una septina doble, y creo que me ha quedado bien. La dejaré ahí para leérsela al público si se pone revoltoso.

-¿Algún proyecto futuro?

-No suelo hacer proyectos. Tampoco es que viva al día, pero nunca he escrito libros con un diseño previo. He ido haciendo lo que me iba apeteciendo, lo que sentía en ese momento, y cuando acumulo suficientes poemas pienso en libro. No tengo una constante, no voy a premios literarios, ni a concursos, soy un tipo en ese sentido un poco raro. Escribo el poema cuando el poema me llama, no voy persiguiéndolo a estacazos por ahí, como algunos que parece que salen de cacería.

-¿Cómo ve  la poesía actual?

-Yo veo poetas buenísimos, sólo que unos tienen más suerte y otros menos. Hay veces que un solo libro establece definitivamente al poeta en el horizonte de la poesía, pero lo normal es que el poeta pase un purgatorio hasta que demuestre que tiene cosas que decir, que tiene calidad y que sabe lo que hace. Esos purgatorios duran más o duran menos, el éxito en la poesía es muy relativo. Pero, en general, veo poetas comprometidos, serios y rigurosos, y a muchos de ellos da gusto leerlos.

-¿Qué es lo primero que le diría a un aspirante a poeta?

-Primero les avisaría de las palabras que Baudelaire escribió en una de sus críticas y que siempre les recuerdo a mis alumnos: "Hay mucha gente que opina que el conocimiento de la gramática, de la retórica, de la poética, de la métrica y la sujeción a las normas ha estropeado a muchos genios. Eso está por demostrar, lo que es fácilmente demostrable es que la carencia de estos medios técnicos ha hecho que muchos talentos verdaderos no den lo que se podía esperar de ellos". En ese sentido, siempre les sugiero a los jóvenes que no olviden el trabajo disciplinado, el estudio constante y, sobre todo, que sepan gramática. La pobreza de la gramática indica una pobreza enorme de pensamiento y una tremenda poquedad de espíritu. Pero una sintaxis rica indica un alma rica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios