Un parque para la imaginación y el placer

  • La ampliación del museo científico granadino ofrece más de 400 nuevas experiencias interactivas y centenares de curiosidades sobre el hombre

Comentarios 1

El Parque de las Ciencias de Granada es desde hoy, posiblemente, el mejor museo científico que hay en España. O uno de los mejores. El esfuerzo realizado en los últimos cinco años para la ampliación se ha transformado en todo un inmenso complejo de divulgación científica con una cantidad inimaginable de experiencias y curiosidades, desde la posibilidad de ver cómo es el entramado venoso del cuerpo humano hasta contemplar en vivo en funcionamiento de las partículas que están en el aire o ver el corazón de una ballena de más de 150 kilos.

La cuarta fase de ampliación del museo ha dado como resultado cinco nuevos pabellones temáticos que sorprenderán a los visitantes: uno llamado Viaje al Cuerpo Humano, sobre las curiosidades del funcionamiento de los órganos; otro denominado Al-Ándalus y la Ciencia, en torno a todo el legado de la cultura hispano-musulmana; un tercero dedicado a la Cultura de la Prevención para evitar accidentes caseros, laborales o de tráfico, y otro pabellón llamado Tecno-Foro. La ampliación cuenta, además, con un Auditorio y un área de formación. A todo ello se unen cafeterías, mediatecas, videotecas, bosques de los sentidos y salas de cine. El presupuesto total para la ampliación en 48.000 metros cuadrados ha sido de 60 millones de euros en un proyecto cofinanciado por FEDER.

El nuevo edificio del Parque de las Ciencias se llama Macroscopio y ha sido diseñado por los arquitectos Carlos Ferrater, Eduardo Jiménez y Yolanda Brasa. Éstos explicaron ayer que su intención era integrarlo en la Vega de Granada y unirlo a la historia de la zona. También procuraron que el edificio tenga un perfil relacionado con el de Sierra Nevada y que sea absolutamente respetuoso con el medio ambiente. Un gigantesco tejado lleno de paneles solares aporta el 25% de la energía del edificio.

Las enormes dimensiones del nuevo Parque de las Ciencias obligarán a los visitantes que acudan a Granada para verlo emplear al menos dos días. Las más de 400 propuestas interactivas requieren mucho tiempo para disfrutarla y la ingente cantidad de curiosidades que ofrece el centro crearán verdadera afición por el conocimiento científico. "Nos mueve la convición de que en la sociedad de hoy, para ser libres, toda la población debe tener acceso a la cultura científica", dijo el director del parque, Ernesto Páramo. "La ciencia es necesaria para comprender el mundo en que vivimos".

En los nuevos pabellones puede encontrarse prácticamente de todo: esqueletos de una gran variedad de animales, desde un ratón hasta una ballena de 12 metros. También hay un taller que muestra cómo es un hospital por dentro con instrumentos reales como el que realiza los TAC o uno para efectuar una ecografía.

Una de las cosas más llamativas, perteneciente al pabellón Viaje al Cuerpo Humano son cuerpos reales 'plastinados', es decir, sometidos a una técnica científica que permite su perfecta conservación. Puede contemplarse incluso un cadáver real con su musculatura.

Otro de los nuevos pabellones es el de Al-Ándalus y la Ciencia que ha sido posible gracias a la colaboración entre el parque y el Legado Andalusí. En ese pabellón puede contemplarse un buen número de objetos que los reinos de Al-Ándalus legaron a la humanidad. El pabellón ofrece la posibilidad de una visita guiada mediante ipods que son entregados al visitante para que accedan a cualquier tipo de información. Jerónimo Páez, responsable del Legado Andalusí anunció ayer su intención de pedir a todos los países árabes aportaciones para este pabellón.

El pabellón dedicado a la Cultura de la Prevención ofrece toda suerte de curiosidades, como gafas que hacen que el visitante, al colocárselas, conozca cuál es la percepción de alguien que está borracho y su falta de reflejos o un simulador de accidentes de tráfico al que podrán montarse los niños para concienciarse de la importancia del cinturón de seguridad ante un impacto. El pabellón muestra también la comparación de dos cocinas reales, una con buenas medidas de seguridad y otra de las que se pueden encontrar en cualquier hogar y ver sus peligros.

El nuevo Parque de las Ciencias tiene también su espacio para exposiciones temporales. La que hay ahora es una sobre autómatas hecha en colaboración con un museo de Londres y otro de San Francisco que muestra una serie de juguetes de cuerda que son verdaderas muestras del ingenio y la inventiva humana. En esta muestra participan el Cabaret Mechanical Theatre y los artistas Norman Tuck y Enrique Lanz. Horas se necesitan para verlo todo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios