Qué habría pasado si Picasso hubiera sido niña

  • 'Amazonas del arte nuevo' recoge la obra de 116 mujeres con talento

Qué habría ocurrido si Picasso hubiera sido niña, ¿sería también una de las grandes artistas del siglo?. Ésta es una de las reflexiones que sugiere Amazonas del arte nuevo, 116 obras de mujeres con talento pero "ocultas" en un mundo de hombres, que se exponen desde ayer en la Fundación Mapfre.

"No ha existido entre los grandes artistas ninguna mujer, pero tampoco ha habido grandes pianistas de jazz lituanos o jugadores de tenis esquimales", asegura Linda Nochlin en el artículo ¿Por qué no ha habido grandes mujeres artistas?, traducido para el catálogo de la exposición, fruto de dos años de "retos teóricos y prácticos" para sus comisarios, Josep Casamartín y Pablo Jiménez.

"Sí ha habido grandes artistas, el problema es que no se les ha dado suficiente espacio", han asegurado Jiménez y Casamartín al presentar la muestra, que permanecerá abierta hasta el 30 de marzo y que ya se puede contemplar en internet (www.exposicionesmapfrearte.com). Amazonas es una provocación a la reflexión "sobre las otras maneras de entender el arte contemporáneo".

"No es una exposición de pintura femenina ni feminista. Es de artistas que eran mujeres y que plantean la cuestión fundamental del arte del siglo XX: la identidad. Se trata de recuperar pequeñas perspectivas ya olvidadas y a artistas que caen en el olvido e incluso en el desprecio", explicó Jiménez.

En su opinión, las artistas han sufrido siempre "un ataque muy violento de la sociedad", aunque tuvieron trayectorias "de gran producción; por ello se escondieron detrás de seudónimos e incluso dejaron de trabajar". Para elegir a las 40 mujeres cuya obra puede verse en España han partido de artistas que les interesaban, "independientemente del grado de conocimiento que se tuviera sobre ellas".

Entre las más conocidas figuran la mexicana Frida Kahlo, de la que se puede ver Frutos de la tierra (1939); la polaca Tamara Lempicka, representada por La túnica rosa (1927); la española Ángeles Santos, autora de Niña durmiendo (1929) o la belga Anna Boch, la única persona que compró un cuadro a Van Gogh.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios